domingo, 26 de octubre de 2008

Transculturalidad y conflicto: una reflexión sobre etnocentrismo y medios de comunicación dentro de la dinámica semio/socio/comunicativa

Por César San Nicolás RomeraNúmero 27
"Cuando la esperanza se desvanece, las culturas mueren"
S.S. Juan Pablo II

Todas las sociedades se mueven a través de un imaginario colectivo. Para José María Perceval (1995:23), dicho imaginario no es otra cosa que "un cosmos de representaciones que articula las tres funciones necesarias para la continuidad de la comunidad: trabajo presente, reconstrucción del pasado y transmisión de enseñanzas a la siguiente generación. De todas maneras, para que este proceso funcione y produzca conocimiento, las imágenes deben ser ofrecidas por cada generación como un cuerpo cerrado de nociones científicas o al menos incontestables, algo intangible y eterno cuya alteración es en cierto modo una transgresión más o menos grave, según los casos, del consenso social".
Ante tal consideración, cabe advertir cómo la cultura puede entenderse al modo y manera de un ir y venir desde la producción de sentidos generacionales (diacrónicos) hacia la realización de tales sentidos dentro de una colectividad (sincrónica). Sentidos que se recordarán y que cambiarán para volver a mostrarse como nuevos trascurrido cierto tiempo. Dichos sentidos se materializarán en imágenes adoptadas o adaptadas a cada entorno colectivo y actuarán como modelos de conocimiento, ya sea de cara a su transmisión pedagógica y comunicativa al resto del colectivo o bien a los efectos de facilitar el intercambio identificador y valorativo entre los miembros de dicho entorno grupal. Estaríamos en presencia de un sistema abierto y cerrado: abierto -aparentemente- a los cambios externos y cerrado en torno a sus patrones de identificación, lo que le hará cohesionarse frente a la presión de otros sistemas ajenos. Para los teóricos de la escuela de Tartu -cuyas aproximaciones semióticas nos parecen de crucial importancia dentro del escenario disciplinar de lo que posteriormente ha dado en llamarse "estudios culturales"-, la cultura se constituye en un haz de sistemas semióticos forjados históricamente, por lo tanto una macroestructura que funciona como una jerarquía única o bien a través de una simbiosis específica de sistemas autónomos, lo que nos lleva al concepto de "intersistematicidad" entre un sistema modelizador primario que es quien modera o efectúa la mediación entre el resto de sistemas también de naturaleza modelizadora pero de carácter secundario. Entendida así, la cultura se nos muestra como un "pósito" de datos socializados, organizados tipológicamente. El problema -el conflicto- surge, pues, cuando se atisba o, de hecho, se establece el contacto con otro sistema cultural. En cierto modo, parafraseando a Edgar Morin, prisionero de una cultura, el espíritu de hombre como ser socializado sólo puede liberarse con la ayuda de SU cultura y no de otra. A lo sumo puede intentar practicar una integración formal y semántica en esa "cultura" ajena, en ese otro sistema de intercambio generacional transmisor de imágenes, pero al final nunca suplantará los preceptos incuestionables -al menos metodológicamente hablando- que su cultura de origen le ha planteado desde mucho antes de su nacimiento y que conforman su auténtica "semio-esfera" vital.
Por lo tanto, la cultura se establece como un sistema de vivencia, convivencia y connivencia vinculado réticamente a los estatutos propios de las imágenes, a los imaginarios colectivos que convergen en los planos diacrónico y sincrónico; y estos imaginarios, en tanto reinvenciones de una realidad "natural" corren el riesgo de transformarse en una dinámica de focalización (entre temas -cuestiones fundamentales- y remas -cuestiones secundarias-) construida a base de opiniones consensuadas y lugares comunes a todas luces evidenciadores de unas "verdades" ideológicas e intencionales cuyo único fin es la manipulación de los colectivos a través de la lisonja o el miedo.
El conflicto -como reflejo socializado de la condición violenta del ser- se materializa en una manifestación "natural" siempre provocada, no creada en sentido literal, esto es, no surge de la nada, sino que se desencadena como respuesta dirigida ante determinadas situaciones de quebranto (económico, social, político, justicial), mediante la puesta en marcha de diferentes resortes que, de una u otra manera, ejercen un poder de contagio al conjunto de los "situs" y "status" de la organización del colectivo, es decir, tanto de naturaleza vertical como horizontal. Es entonces cuando el conflicto se muestra como la ejemplificación más arquetípica del homo homini lupus hobbesiano y da el salto a los media bajo el aspecto de noticia/suceso, generando en torno a sí todo un cúmulo de reacciones sociales de rebato que no hacen sino estrechar aún más los confines entre los fenómenos y las respuestas, ambas manifestaciones siempre sistemáticas y por lo tanto integradas.
Los medios de comunicación -en particular la televisión en su papel de líder informacional/persuasivo/recreativo- nos muestran siempre la misma cara de una realidad incuestionable: esas imágenes negativas ancladas en los imaginarios colectivos que caen del lado de la cultura que los sustenta o, por contra, esas otras imágenes positivas altamente ritualizadas del hipercapitalismo lúdico donde lo que aparece mercantilizado es precisamente todos aquellos sistemas modelizadores secundarios de la cultura. Una "cultura del simulacro" en el sentido marcado por Baudrillard que ha experimentado un cambio genético hacia una cultura del "acceso", con todas las implicaciones y restricciones selectivas que la palabra acceso comporta. Para Jeremy Rifkin (2000:17-18), "estamos contribuyendo a un movimiento a largo plazo que lleva desde la producción industrial a la producción cultural. En el futuro un número cada vez mayor de parcelas del comercio estarán relacionadas con la comercialización de una amplia gama de experiencias culturales en vez de con los bienes y servicios basados en la industria tradicional. El turismo y todo tipo de viajes, los parques y las ciudades temáticas, los lugares dedicados al ocio dirigido, la moda y la cocina, los juegos y deportes profesionales, el juego, la música, el cine, la televisión y los mundos virtuales del ciberespacio, todo tipo de diversión mediada electrónicamente se convierte rápidamente en el centro de un nuevo hipercapitalismo que comercia con el acceso a las experiencias culturales. La metamorfosis que se produce al pasar de la producción industrial al capitalismo cultural viene acompañada de un cambio igualmente significativo que va de la ética del trabajo a la ética del juego. Mientras que la era industrial se caracterizaba por la mercantilización del trabajo, en la era del acceso destaca sobre todo la mercantilización del juego, es decir la comercialización de los recursos culturales incluyendo los ritos, el arte, los festivales, los movimientos sociales, la actividad espiritual y de solidaridad y el compromiso cívico, todo adopta la forma de pago por el entretenimiento y la diversión personal. Uno de los elementos que define la era que se avecina es la batalla entre las esferas cultural y comercial por controlar el acceso y el contenido de las actividades recreativas". En cierto modo las palabras de Rifkin nos sirven útilmente para refutar la idea de que todo el sistema de valores axiológicos de carácter ascético, ético y estético empieza a perder existencia per se y comienza a ser integrado dentro de un nuevo "tecno-rito" comercial, un ceremonial fenomenológico mediado por los medios de comunicación donde la noción de transculturalidad comienza a descabalgar la noción de cultura anclada en la transmisión de imaginarios. La transculturalidad plantea un intercambio, un ir y venir de un sistema cultural a otro. Ahora bien ¿qué sentido tiene en este contexto -donde la ideología ha sido sustituida por la mercantilización- el contacto intercultural? Hay un trasfondo de esperanza en todo fenómeno de contacto, incluso nos atreveríamos a afirmar que hay un factor de libertad inducida por lo que el encuentro tiene de elemento no regulado, sobre todo teniendo en cuenta el producto o el resultado que pueda surgir de dicho "enfrentamiento". Toda la lógica de la mixtura, del mestizaje, de la migración y la navegación entraña un componente de "fusión" humana intercolectiva, no obstante, qué sentido tiene plantear una transculturalidad dentro de un contexto comercial como el que parece ya estamos plenamente inmersos. Plantear el trasvase cultural implica, hoy por hoy, aceptar la sustitución de las relaciones basadas en la puesta en común (comunicación) de la experiencia por el trueque de objetos de cambio (compra-venta). A esta cuestión deberíamos añadir otra: hasta qué punto los fenómenos transculturales llevados a cabo en un escenario etnocéntrico comportan un factor de riesgo, mucho más si a ello unimos los factores conflictivos que impone el cambio del capitalismo industrial al cultural, donde -como advierte Rifkin- "la absorción de la esfera cultural por parte de la esfera comercial apunta a un cambio fundamental en las relaciones humanas con consecuencias preocupantes para el futuro de la sociedad".
Esta nueva y tupida esfera de interrelaciones sociales basadas en el intercambio crematístico/pecuniario de supuestos valores "culturales" evidencia y potencia el hecho mismo de la individualidad personal frente a la vivencia colectiva, toda vez que se cancelan los valores de transmisión cultural, esto es, los sentidos generacionales tradicionales, para abrigar nuevas formas de vida y contacto regidas por la ausencia de comunicación, o mejor dicho, basadas en la negación de la comunicación gracias a la saturación de los contextos comunicativos ("información ilimitada = información cero"), sin embargo esa dualidad individuo/colectivo se mantiene perfectamente vinculada, teniendo en cuenta una relación simbólica que engarza doblemente a la persona consigo y con el colectivo que le confiere los sentidos, ya sea éste de referencia o de pertenencia. De alguna manera, como afirma R. Dawkins (1988), el ser humano es una "máquina de superviviencia programada con el único fin de perpetuar la existencia de unos egoístas genes albergados en sus células". Esa función de superviviencia integrada en la propia esencia fisiológica del hombre se transfiere al concepto de ser social, para adoptar una postura de actuación que le permita precisamente sobrevivir. "Las personas del siglo XXI se perciben a sí mismas tanto como nodos insertos en una red de intereses compartidos como agentes autónomos en un mundo darwiniano de supervivencia competitiva. Para ellas la libertad personal tiene menos que ver con el derecho de posesión y la capacidad para excluir a otros y más con el derecho a estar incluido en las redes de interrelación" (Rifkin, J. 2000:23). Si hablamos de sociedad interconectada o cibersociedad, conectividad, etc. entenderemos esta última idea de Rifkin, si por el contrario hablamos de sociedad sin contemplar su grado de interrelación con la esfera tecnológica efectiva (acceso a redes de intercambio) -entre otras cosas porque, desde nuestra modesta opinión, aún es demasiado pronto para considerar que el lugar hacia el que supuestamente caminamos esté más o menos visualizable en nuestro mermado horizonte inmediato-, disentiremos de dicha reflexión e introduciremos la cuestión de por qué no suponer que la dualidad aislacionismo individual/vs/cooperación colectiva genera en sí misma lógicas de riesgo y conflicto materializadas en políticas colectivas -consensuadas no institucionalmente y sí a través de los imaginarios comunes- de integración y exclusión. Estas políticas colectivas no se generarían desde el ámbito del "miedo a la libertad" endógeno sino más bien desde la lógica exógena del miedo a lo "de fuera", sea esa condición exterior asociable al concepto de territorio físico, lingüístico o a la noción de confín económico o social. En consecuencia, pensamos que los nuevos sujetos que se configuran a través de la mediación del acceso a las redes de intercambio navegan literalmente por una esfera puramente virtual donde se neutralizan las implicaciones culturales y únicamente tendría cabida el hecho totalmente alienable de la "experimentación lúdica" por unos derroteros tecnológicos regidos por la suspensión de la "identidad imaginaria colectiva", donde el único pacto o contrato pragmático posible es de naturaleza modelizante y lúdica. Suponer, por tanto, una transculturalidad en el fenómeno de la navegación sería tanto como suponer la extracción de una experiencia interna vivida o revivida -una erlebnis, en la dimensión establecida por W. Dilthey- únicamente a partir de la contemplación de imágenes de "paraísos perdidos" y no del contacto directo con el correlato físico/real de esos mismos paraísos ficcionales. Entre otras cosas, porque el vivir a base de imaginarios implica de alguna forma que nos ahorramos el maltrago de reconocer que la realidad nunca llegará a la misma altura evocadora que los distintos imaginarios que la suplantan. En el plano de la comunicación reglada y mediada de nuestra propia cotidianeidad, pensamos, ocurre un tanto de lo mismo. Recordemos las palabras de Chesterton cuando afirmaba que "la vida es un mundo y la vida vista en los diarios es otra".
Con todo el pesimismo de nuestro discurso -un discurso por otra parte anclado en una determinada orientación cultural etnocéntrica-, debemos dejar la puerta abierta a la opinión de quienes ven transparencia donde aparentemente se percibe opacidad. Autores como M. A. Vázquez Medel (1999:66) abogan por una nueva humanización, por la necesidad de un cambio en la organización económico-social y política, pasando de un imaginario de oposición y confrontación (en el que predominan valores tradicionalmente considerados como masculinos), a un imaginario de alianza, "flexible y cooperante, con una presencia importante de rasgos y valores considerados tradicionalmente como femeninos". Para Vázquez Medel, la tarea de construcción de un humanismo nuevo adaptado a nuestra propia circunstancia histórica pasaría por la asunción de tres patrones axiológicos: "la relacionalidad, la responsabilidad, la belleza, son tres valores fundamentales en la construcción de la nueva humanidad. Nos llevan a una acción fundada y responsable, amorosa, cooperante y abierta a los demás; nos conducen también a la reflexión, a la contemplación del mundo en el que estamos insertos" (1999:86).
Sin embargo este enfoque humanista se ubicaría dentro del contexto cultural de la misma teoría de los imaginarios planteada con anterioridad. En suma estaríamos tratando con imágenes transmitidas y propuestas de configuración de nuevas imágenes que vendrían a sustituir a esas otras consideradas como negativas. "No hay imagen más real que otra, hay simplemente imágenes [...] ¿Significa eso que debemos abandonar toda pretensión de alcanzar la verdad? todo lo contrario, porque quedaríamos abandonados a la magia de las imágenes implícitas cuando no a la inercia vulgar de los tópicos, las ideas adquiridas. Hay que poner en cuestión cotidianamente la realidad y la imagen forma parte de esa realidad que percibimos. Pero, esta posición crítica debe siempre tener en cuenta que no se alcanza la verdad absoluta en el campo de las ciencias sociales sino la verdad consensuada, la verdad democráticamente oportuna en cada momento. Mañana será repensada esta imagen, reinterpretada, colocada de nuevo en otro decorado y formando parte de otro collage" (Perceval, 1995:124).
Podemos afirmar a estas alturas que la cultura cotidiana, aquella con que nos desayunamos, comemos y cenamos diariamente, es una "cultura de riesgo". Es un sistema aparentemente abierto a la transculturalidad, pero atado desde el punto de vista de los sentidos a imágenes negativas que construyen y destruyen. Un sistema de imágenes integradas que ponen de manifiesto los problemas de los excluidos ajenos al sistema cultural, navegando por el plano superficial y mostrativo sin interrogarse por las causas remotas del conflicto. Alain Touraine en su certera Crítica a la Modernidad (1993:378-380) establecía que cuando el espíritu moderno se preocupa ante todo de agitar el orden tradicional, la razón y la voluntad de libertad individual parecen asociadas la una a la otra, pero cuanto más sustituye la organización de la producción y los aparatos de gestión al orden heredado, más se deshace esa asociación, mientras se refuerza la de las dos caras del Sujeto, la cara defensiva y la cara liberadora, la referencia a la comunidad y la apelación a la libertad personal. Desde ese prisma el Sujeto se construye socialmente como proyecto y memoria. "De ahí la dificultad y la importancia de la integración de los recién venidos a la nación. Porque no basta que adquieran por integración social, asimilación cultural y naturalización las normas, los géneros de vida y los derechos de los ciudadanos; también es preciso que participen en una memoria que su presencia debe, a su vez, transformar. Es tan falso exigirles que adquieran una memoria en la que no tienen sitio como contentarse con un multiculturalismo carente de sentido real. Es necesario que la memoria colectiva esté viva, que se transforme constantemente para desempeñar su papel de integración en lugar de imponer a los recién venidos una lección de historia intangible y convertida en mitología nacionalista".
En España estamos asistiendo a un fenómeno, cuando menos, peculiar en lo que a migraciones se refiere. Este país de "frutos tardíos" como lo definiera Menéndez Pidal afronta el "reto" de la recepción de población inmigrante, intentando racionalizar desde el tamiz político y sobre todo discursivo (tomemos como muestra todas las implicaciones dialécticas político-mediáticas en torno a la categorización de inmigrantes "con papeles" frente a los "sin papeles") un fenómeno literalmente irrefrenable desde el punto de vista socio-demográfico: la migración de gentes provenientes de, entre otros, dos ámbitos distintos religiosa y culturalmente hablando, musulmanes del norte africano e iberoamericanos. El conflicto de la inmigración en España surge desde el preciso instante que las imágenes tradicionales hacen su aparición para mediar a través de ellas estos dos estadios de inmigración. Sabemos por la antropología que "la sociedad crea imágenes negativas que afectan desde a los elementos familiares como la mujer o el niño, hasta a los recién llegados desconocidos como son los inmigrantes. Son protecciones contra el caos" (Perceval, 1995:44). El criterio de análisis surge de la idea clásica de que tendemos a valorar al de fuera a través de los patrones de nuestra cultura etnocéntrica, construida a base de sentidos generacionales; en ese sentido la cultura es inequívoca y considera al extranjero sometido a categorías de inferioridad o subyugación, propias de la tradición ancestral de considerar "inferior" a la mujer, el niño y los animales, tal y como señala Perceval, arquetipos adyacentes y perfectamente identificables, imágenes negativas por tanto unidas a la explotación, la necesidad de exclusión o eliminación del contrario, mediante su anulación o la suspensión de su estatuto de igual. En las relaciones de los miembros de una cultura y los de otra se establece un rango cancelador que discrimina paradigmáticamente al otro porque automáticamente es adscrito a una categoría de "universales operativos de producción" que tiene que ver con la condición de siervo, esclavo u obrero. De esta suerte, el inmigrante musulmán -barnizado con el término eufemístico/disfraz "magrebí" por "moro" (del lat. maurus 'moreno en cuanto a la piel') simboliza palpablemente el "miedo" o la "fobia" al extranjero cultural -etnocéntricamente hablando- y sobre su imagen se aplica el intento de contrarrestar apriorísticamente su "incapacidad" de integración cultural y religiosa mediante los patrones de "esclavitud"; frente a él el inmigrante iberoamericano es sentido como una astilla de la propia cultura y los mecanismos de respuesta xenófoba se le aplican en un grado distinto, los patrones de "servidumbre" intentan discriminarle incluso del magrebí en un gesto condescendiente de reconocimiento cultural e incluso "consanguíneo", por mor de los avatares de la controvertida colonización del "Nuevo Mundo". De alguna manera, en términos relativos, al magrebí se le teme, al ecuatoriano, por el contrario, no; lo cual indica en parte la diferente categorización del problema. Si a ello añadimos, a su vez, la doble tipologización que citábamos anteriormente ("con papeles" vs. "sin papeles") obtenemos de nuevo otra fórmula de conflicto sobre el que se pretende ejercer una política de control en un movimiento vertical, de arriba hacia abajo, cuyo reflejo más inmediato lo encontrará el lector en la construcción de los discursos cotidianos en el correlato social de la opinión pública.
Dicha situación real evidencia, pues, la construcción de grados de integración y exclusión dentro de la misma manifestación endógena de la "extranjería", sin embargo se trata de una integración aparente y siempre supeditada a unos niveles de refrendo de carácter popular, lo que implica que existe un consenso social y también político ansioso por categorizar los distintos grados de la "inmigración" aunque su manifestación sea de naturaleza tácita, ya que reconocerlo a través de la verbalización explícita sería suponer una especie de "discriminación a-democrática" latente dentro de la comunicación de dicha realidad. Como quiera que el "ser" y el "parecer" se disocian en el plano activo de las relaciones sociales y culturales, incluso en las relaciones políticas, es justo pensar que en el plano práctico del consenso hay un conflicto obvio entre los componentes éticos y estéticos de reconocimiento de los problemas de identidad, problemas que descienden casi siempre a la esfera de la defensa de la tradición cultural como círculo protector que no necesita ser modificado, sino que por definición es válido -histórica y jurídicamente- para acoger bajo su manto el fenómeno de la inmigración y todas sus implicaciones culturales y sociales. Desde esta óptica, suscribimos las palabras de A. Touraine al afirmar que "esta defensa de una tradición cultural está lo más lejos posible de la afirmación de una identidad que sólo se definiría por la oposición a una amenaza extranjera y la fidelidad a un orden social. Semejante afirmación se encuentra más a menudo entre los dominados que entre los dominantes, inclinados por el contrario a identificarse con lo universal. Los que se sienten amenazados, los que han fracasado en su esfuerzo de ascensión individual o colectiva, los que se sienten invadidos por una cultura o intereses económicos llegados de fuera, se fijan en la defensa de una identidad transmitida de la que son depositarios antes que creadores. Pero esta afirmación de identidad es artificial. Los dominados son atraídos por el mundo dominante, lo mismo que los trabajadores de los países pobres emigran hacia los países ricos que pueden procurarles empleos y rentas superiores, incluso aunque tengan que aceptar convertirse, en la sociedad en que entran, en desarraigados, pobres, explotados y a menudo rechazados (1993:385).
Cuál es el papel de los medios de comunicación como parte activa en la "visualización" de todas estas imágenes, en su camino hacia la confección de la realidad. Como afirmaba E. Morin (1992:249), "seguimos necesitando recurrir a lo real, pero ¿qué es precisamente lo real, sino aquello que la idea nos designa como tal?". En el resumen que encabeza este trabajo nos habíamos interrogado acerca de si nuestro sistema de vivencias sociales no es precisamente un vivir a base de imaginarios. Hemos podido apreciar cómo los imaginarios constituyen los nexos de vinculación con lo real. Más que de nexos nos gusta hablar de "istmos", por utilizar el referente metafórico de la porción de tierra conectada con dos territorios continentales más amplios que le dan vida y sentido, y con dicho término nos queremos referir precisamente a esos "lugares imaginarios comunes" que tienen la capacidad de ser "cédulas de carga informativa/persuasiva/lúdica", porciones de sentidos generacionales trasvasados a imágenes que sirven para identificar y estructurar posiciones, ideas o estructuras organizativas de "consensos sociales". La recursividad del concepto de "istmo" o "lugar imaginario común" permite estructurar el tejido social en retículas de encrucijadas de sentido interconectadas entre sí, porque todas ellas participan de unos principios básicos de articulación común, tanto de referencia como de pertenencia, de lucha como de cooperación, que cohesionan de una u otra forma la articulación armónico/conflictiva del conjunto. Todas esas concentraciones de imaginarios comunes vinculados entre sí terminarán por vertere in unum: la sociedad como sistema cultural -ya lo hemos venido indicando- de vivencia, convivencia y connivencia. Precisamente son esos mismos "istmos" los que reivindicamos para identificar los fenómenos sociales que los medios de comunicación nos hacen visibles a través de la tipificación informativa dentro del ámbito del conflicto cotidiano; en suma fenomenología diaria de una cultura de riesgo incorporada a los medios de información, persuasión y entretenimiento interconectada entre sí (y susceptible de provocar un efecto dominó en la propagación de los consensos), cuyo anclaje cultural se fundamenta en la presentación de la dinámica entre excluidos e integrados, siempre desde el lado de los integrados, a través del jucio y pre-juicio de una serie de valores sociales incontestables e incluso axiomáticos.
Muchas veces, en nuestro afán de establecer categorías de interpretación cultural ejecutamos la tarea de iniciar nuestra prospección in medias res, esto es, ciñendo nuestra visión a las manifestaciones de las imágenes y no a la manifestación de las realidades que sustentan dichas imágenes. Cuando hablamos de mediasferas y utilizamos como criterios las técnicas de transmisión desde el homo sapiens al homo noeticus o al homo oeconomicus, casi nunca caemos en la cuenta de que detrás de cada edad de la mirada hay todo un cúmulo de cubículos de sentidos, representaciones e identidades integradas y excluidas que dejan entrever la incapacidad humana por trascender su ansia selectiva y englobar en su afán de proyección al conjunto de los "otros" hombres. Así, con la división clásica de Régis Debray (1994:178-179) entre logosfera (ídolos), grafosfera (arte) y videosfera (simulación) se intenta simbolizar cada uno de los "ecosistemas [etnocéntricos] de la visión" occidental. "Cada una de estas eras dibuja un medio de vida y pensamiento, con estrechas conexiones internas, un ecosistema de la visión y, por lo tanto, un horizonte de expectativas de la mirada (que no espera lo mismo de un Pantócrator, de un autorretrato y de un clip). Ya sabemos que ninguna mediasfera despide bruscamente la otra sino que se superponen y se imbrican. Se producen situaciones de dominio sucesivo por relevo de la hegemonía; y más que cortes, habría que esbozar fronteras a la antigua, como las que existían antes de los Estados-nación. Zonas tapón, franjas de contacto, amplios cursos cronológicos que abarcaban ayer siglos, hoy decenios. Como la impronta no ha borrado de nuestra cultura los proverbios y los refranes medievales, esos procedimientos mnemotécnicos propios de las sociedades orales, la televisión no nos impide ir al Louvre -sino todo lo contrario- y el departamento de antigüedades egipcias no está cerrado al ojo formado por la pantalla" (1994:176). Encontramos ciertas cuestiones concomitantes entre la formulación simultánea de las mediasferas de Debray y la noción de "semiosfera" de Lotman: "imaginemos una sala de museo en la que están expuestos objetos pertenecientes a siglos diversos, inscripciones en lenguas notas e ignotas, instrucciones para descifrarlas, un texto explicativo redactado por los organizadores, los esquemas de itinerarios para la visita de la exposición, las reglas de comportamiento para los visitantes. Si colocamos también a los visitantes con sus mundos semióticos, tendremos algo que recordará el cuadro de la semiosfera" (citado por J. Lozano, 1998). Si existe un proceso de hegemonía por relevo entre las distintas edades de la mirada, qué ocurre cuando esas edades se neutralizan dentro del ámbito de la semiosfera. La clave en cierto modo la ofrece Debray a la hora de plantear la noción de videosfera. Para Correa, Guzmán y Aguaded (2000:46-47), "en la cresta de la ola de la videosfera, las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación han revolucionado el concepto de imagen, su producción y manipulación, distribución y derechos de autor. La imagen virtual es una imagen que, por definición no existe. En la historia de la imagen, el paso de los códigos analógicos a los digitales abre una brecha cualitativa como la que supuso la aplicación de la energía nuclear para el armamento o las posibilidades de manipulación genética para la experimentación biológica. La imagen informatizada se vuelve inmaterial, algoritmo, matriz de un número modificable a voluntad y lo que capta la vista no es la reproducción de un modelo de la realidad sino un modelo lógico-matemático incorporado al software del ordenador. Liberado de todo referente, la imagen del ordenador permite visitar una ciudad que aún no ha sido construida, circular en un prototipo de avión que todavía no existe no ha sido diseñado por los ingenieros aeronáuticos o circular en un coche que no existe". Reconocemos, pues, en la ampliación de las dimensiones de la videosfera un nuevo ámbito de representación que coincidimos en denominar "tecnosfera", cuya causa inmediata sería la "digitalización" de las esferas del conocimiento y de la realidad en su camino de creación de nuevos imaginarios. Tal y como afirma Fernando R. Contreras, "la digitalización de la vida es un efecto de sentido provocado por proyectar sobre las posibilidades generativas de la tecnología nuestra experiencia vital". Ante esa encrucijada nos hallamos, y surge bajo dicha tesitura la cuestión del enfrentamiento del hombre con un número ingente de posibilidades de producción de imágenes y por lo tanto de imaginarios. Para Correa, Guzmán y Aguaded, dicho planteamiento nos enfrentaría a una serie de problemas culturales, sociales y políticos: nuevamente reflota la idea de que "lo que no se ve en los medios, no tiene existencia en la lógica de un mercado global que ha hecho de la información su principal combustible (2000:47).
Hemos obviado intencionadamente en nuestra reflexión incorporar el debate nuclear crítico sobre el fenómeno de la globalización, aceptando en mayor o menor medida que éste plantea en la actualidad una determinada polémica explícita, suplantada por las tesis que concilian los escenarios globales con las actuaciones en ámbitos locales. No obstante, desde un punto de vista cultural, ciertamente se plantea complicada la conciliación global/local si no es derivando el enfoque hacia la noción de conflicto o desorden derivado de la globalización, frente a orden y cooperación vinculados a una política de cohesión social de actuación local. En cualquier caso, las lógicas del riesgo estipulan un planteamiento glocal donde tendría sentido trazar una frontera metodológica entre la noción de transculturalidad global y etnocentrismo local. La cultura, una vez más, no es ajena al caos planetario y zonal de una supuesta dialéctica de la integración frente a la exclusión.
Referencias bibliográficas y fuentes http//:
CCONTRERAS, F. R. (2000): "Comunicación y violencia en la sociedad interconectada: escenarios e identidades particulares", en Trípodos Extra, Actas del I Congreso Internacional Comunicación y Realidad. Barcelona, Facultat de Ciències de la Comunicació Blanquerna, Universitat Ramon Llull, pp. 205-213.CORREA, I./GUZMÁN, Mª. D./AGUADED, J. I. (2000): La mujer invisible. Una lectura disidente de los mensajes publicitarios. Huelva, Grupo Comunicar.DAWKINS, R. (1988): El gen egoísta. Las bases biológicas de nuestra conducta. Barcelona, Salvat.LOTMAN, I. M. y USPENSKI, B. A. (1979): Semiótica de la cultura. Madrid, Ed. Cátedra.LOZANO, J. (1998): "La semiosfera y la teoría de la cultura", en Especulo, 8, marzo-junio. Madrid, UCM. (URL): <http://www.ucm.es/especulo/numero8/lozano.htm>MARINA, J.A. (1998): La selva del lenguaje. Introducción a un diccionario de los sentimientos. Barcelona, Anagrama.______(2001): "El capital comunitario", en El Semanal, nº 691, enero. Madrid, Taller de Editores.MORIN, E. (1992): El Método, IV. Las Ideas. Madrid, Ed. Cátedra.OLIVÁN LÓPEZ, F. (s. d.): "Extranjero (El) y lo nacional", en Diccionario Crítico de Ciencias Sociales, (URL):<http://www.ucm.es/info/eurotheo/d-olivan1.htm>PERCEVAL, J. M. (1995): Nacionalismos, xenofobia y racismo en la comunicación. Una perspectiva histórica. Barcelona, Paidós.PETRELLA, R. (1998): "Temores de una tecnoutopía", en Ramonet, I (ed.) Internet, el mundo que llega. Los nuevos caminos de la comunicación. Madrid, Ed. Alianza, pp. 161-164.RODRIGO ALSINA, M. (1998): "El impacto social de la violencia en la televisión", en Trípodos, 6, monogràfic de Violència i televisió. Barcelona, Facultad de Ciències de la Comunicació Blanquerna, pp. 19-30.RAMONET, I -ed.- (1998): Internet, el mundo que llega. Los nuevos caminos de la comunicación. Madrid, Alianza.RIFKIN, J. (2000): La era del acceso. La revolución de la nueva economía. Barcelona, Paidós.SIERRA CABALLERO, F. (2001): "Navegaciones y migraciones culturales. Lógicas sociocomunicativas en la sociedad del conocimiento", en Sphera Pública, 1, Murcia, UCAM. pp. 151-168.VÁZQUEZ MEDEL, M. A. (1999): Mujer, ecología y comunicación en el nuevo horizonte planetario. Sevilla, Mergablum.

58 comentarios:

alba villarreal 1B dijo...

Es cierto que los medios de comunicacion influyen mucho sobre los individuos y que por consiguiente las culturas adopten nuevos conceptos, modas,. Un claro ejemplo de ello son los emos, darks todas esa etnias callejeras, o los chicanos los mexicanos que regresan del extranjero sin una identidad propia, mezclando ambas culturas y dando como resultado algo incongruente.
Los medios que extranjeros, que difunden su cultura como si fuese algo relevante, hace que creamos que vistiendonos con marcas de prestigio, actuando como ellos consumiendo lo que la mercadotecnia difunde llegemos a sentirnos parte de esa cultura unica y mejor.
Sin embargo creo que esto hace una cultura sin forma que extrae de varias, hasta perder algo que no nos pertenece y mal interpretar lo que significan en si.

luis velázquez dijo...

Siento que es importante resaltar lo que dice sobre el etnocentrismo en el aspecto familiar, que a la vez esta relacionado con las “imágenes negativas” ahí mencionadas. En sí, desde mi punto de vista sería bueno conocer de diferentes cultura y específicamente conocer que es lo que se ve como algo correcto interculturalmente halando

El artículo nos da a entender que los individuos repetimos las conductas que nos marca la sociedad independientemente de si son correctas o no y que eso puede causar conflictos cuando existe transculturalidad.

Este artículo fue especialmente importante ya que nos comenta que puede haber diferencias muy marcadas de acuerdo a la cultura con la que tengas contacto y esto se puede tomar en cuneta cuando convives con gente de otro país.

(V)@g@L! dijo...

yo creo que la cultura es básica para cualquier ser humano, las cosas que hemos aprendido desde que nacimos de una u otra forma nos han hecho útiles,hay que aprender a convivir con otras culturas y ante todo respetar sus creencias. La cultura se ha creado sobre todo para poner orden en la sociedad, ha impartido reglas que aunque muchas de ellas no estan por escrito bien sabemos como debemos de comportarnos ante la sociedad.
los medios de comunicacion, creo yo que si no se saben utilizar adecuadamente o por ejemplo en la tv ver programas educativos o recreativos son va a afectar mucho no solo a nosotros si no a la sociedad y la cultura ya que nos dan mensajes subliminales que pueden afectar gravemente.
hay muchas veces que adoptamos culturas o ideas que nos transmiten diferentes medios unas son buenas y otras malas y esto es lo que ocaciona que haya conflictos en la sociedad.

Magali del Carmen Medina Hdez 1º A

Viri MR dijo...

estoy de acuerdo con magali. si tenemos que respetar a las otras culturas que estan alrededor de nosotros. tambien no debemos de tenerle miedo a ir a ver otras culturas. puedes aprender demasiado de ellas y tambien seria bonita una experiencia. tambien habla de los medios de comunicacion. son muy importantes ahora en nuestro tiempo. con la tele o el telefono o los otros medios de comunicacion nos enteramos que esta pasando en nuestro alrededor que tambien puede afectar a cada uno de nosotros.

Judith Stefany Romero dijo...

Las personas vivmos influenciadas de cierta manera por otras personas, la forma de comportase, de vestir, de pensar e inclusive de hablar, todo ello conlleba a una amalgama.
Lo mismo sucede con las culturas de un país, de una sociedad o un grupo social; es un conctacto entre dos culturas de diferente grado de evolución una superio, viniendo a hacer una especie de desnivel entre ambas, y en su contacto suele imponerse la cultura o en su caso la conducta más evolucionada con respecto a la que es menos y esta obviamente pierde parte de su naturaleza, influida por la cultura superior. Seria la adopción de ciertos rasgos o caracteristicas de culturas externas, lo cual es contrario al etnocentrismo; ya que etnocentrismo se refiere a la creencia de que la cultura propia es la mejor o la más importante en la comparación con otras culturas.

bjoh999 dijo...

En el transcurso de la vida siempre tratamos de imitar a alguien primero como enseñanza para caminar y hablar, siempre estamos imitando conductas sin importar si son buenas o malas y sin saber lo que significa, los medios de comunicacion tambien interfieren mucho en nuestra forma de ver las cosas ya que ellos nos traer la informacion de todo ya sea bueno o malo, odo el tiempo estamos influenciados.

Karen F L dijo...

Me parece muy interesante que realemnte siendo nosotros de una sola cultura nos vayamos hacercando mas hacia otro tipo de cultura para ampliar nuestra realidad o nuestra forma distinta de ver nuestro alrededor.

Pero hay un punto el cual tiene mucha razon que uno de los conflictos suele surgir entorno a que solo puede existir un solo contacto con el sistema cultural de cada una de las diferentes culturas ya que es importante ser parte de cada una de ellas para conocer mas acerca de sus religiones, costumbres etc.

Tambien dice que la cultura ajena solo puede ser a manera de intercambio tratar de conocerla pero esto no quiere decir que tenga que suplantar mi propia cultura si no que la cultura que ya tengo forma parte desde mi nacimiento formando una semio-esfera vital de mi mismo de mis puntos de vista de cada una bueno al menos yo lo veo de esa manera.

Por ultimo agrego que desde una reflexion de cada uno siempre hay que tener muy encuenta lo que es el fenomeno de la globalizacion ya que no esta de mas aceptar un enfoque hacia la nocion o desorden de cada uno de los diferentes conflictos hay que ponerse en el lugar de todos viendo desde un punto diferente para que tambien cresca esa perspectiva de ver la realidad de cada cultura.

Romina González Morales dijo...

Los medios de comunicación son grandes fuentes de transmisióin a la cultura, a veces para bien y otras veces para mal.
El problema es cuando copiamos o adoptamos aspectos de otras culturas. Con esto se corre el peligro de que nuestra propia cultura pierda su escencia y lo que la hace diferente.
Creo que un ejmeplo de eso es que muchas personas en México festejan lo de Hallowen cuando lo reprsentativo de aquí es el dia de muertos con tradiciones mexicanas como poner el altar de muertos. Otro ejemplo es el de santa claus, eso es más tradición gringa que de méxico pero que ahora hemos adoptado mucho y sobre todo por los medios de comunicación y mercadotecnia que utilizan mucho este personaje para las ventas navideñas.
Es creo un efecto de la globalización, pero pues eso es malo para las culturas, en vez de enriquecerse , pierden una identidad. Es un proceso donde todas las culturas se van a homogenizar y perderán todas las caraterísticas que las hacen diferentes.
Esto es como lo contrario a etnocentrismo, es más bien una caso de etnocentrismo, el
"etnocentrismo invertido". Pensar que el otro es mejor. Es mejor encontrar un equilibrio entre estos dos tipos de etnocentrismo, darle la importancia y valor a adecuados a cada uno.

jesus subias dijo...

pues ami punto de vista los medios de comunicacion si influyen en varios aspectos pero creo que depende como ya lo habia mencionado mas que nada de uno mismo de la educacion que te dan tu familia respecto atus propias costumbres pero en si yo creo que no esta tan mal pues lo importanto es que si tu tomas algo de otros lados tomers lo bueno y no lo negativo yo creo que si la gente tomara algo de las costumbres de otros paises para mejorar la de nosotros seria mejor pues no perderiamos nuestra idiosincracia y al contrario la mejorariamos pèro como eso es imposible pues creo que debemos fortaleser nuestras costumbres y darnos cuenta que si se pierden es por nosotros mismos.

sandra lavalle 1°A dijo...

en realidad nuestras costumbres y pensamientos se ven influenciados grandemente por las culturas con las que tengas contacto, desgraciadament los medios de comunicacion influyen mucho en las culturas, y digo desgraciadamente, por hay una tendencia a mostrar los conflictos ajenos sin averiguar las causas.
La familia dentro de la sociedad eds en definitiva la que marca las "imagenes" con las que actuaremos el resto de nuestra vida, y esas pueden ser incluso negatrivas, pero generalmetne no las cuestionamos, y cuanod se va a otra cultura es muy dificil sustituirlas.
El hecho de que se este volviendo un capitalismo cultural, hace notar la importancia de abrirnos ante la oportunidad de enriquecerse con lo diferente.

Cris Camargo 1°A Psicologia dijo...

La globalización es un proceso muy grande y va mas allá de las fronteras del etnocentrismo, ya que esta, deja atrás las creencias de racismo, xenofobia y al mismo etnocentrismo. A este proceso lo que le importa es esa interacción entre sociedades, individuos, países, etc., y de ahí los medios de comunicación entran con fuerza a las sociedades, tanto grupal como individualmente. Respecto a lo que dice Perceval del imaginario colectivo, esto no es más que un universo lleno de imágenes, las cuales adopta una comunidad o un grupo macro de personas. Por ejemplo, al ver en una escuela o una comunidad “cuidemos el agua”, es algo que regularmente hacemos, basándonos en los antepasados de cómo era el agua, el como lo estamos viviendo, lo cual nos hace pensar en el futuro que les espera a las generaciones siguientes. Y por ende, el conjunto de individuos se une para “cuidar el agua”.
En cierta forma, el adoptar costumbres de otras partes nos hace conocerlas, sin embargo esto nos puede llevar a suplantar las nuestras, por las de otros lugares. Y aquí como dice Edgar Morin “el espíritu del hombre como ser socializado solo puede liberarse con ayuda de su cultura y no de otra”.
No creo que el conocer mas culturas sea peligroso o algo por el estilo. Pero entonces hay como una pequeña controversia entre el etnocentrismo y esta tranculturalidad.
Si tenemos en mente y conocemos nuestra cultura, ni los medios de comunicación ni alguna otra cosa, nos pueden hacer cambiar. Talvez si reflexionar y conocer acerca de otras, pero si establecer una convivencia con las diferentes culturas.

Anónimo dijo...

yo opinio que no solo nos devemos cerrar con nuestra cultura y es bueno conocer a las demas culturas un poco pues no nos afecta en nada, ademas nadie dice vamos a cambiar nuestra cultura solo hay que abrirnos mas a todo, bueno aunque creo que aun en nuestro pais le falta mucho para eso pero bueno por algo se puede empezar no?
por ejemplo si un día salimos de nuestro pais nos tendremos que acoplar a las circustancias si no no sobreviviremos mucho tiempo a la situacion.

MARIA TERESA ESTRADA CONTRERAS 1A

diana jilote fiscal dijo...

Yo creo que los medios de comunicación influyen mucho en la sociedad, a veces para cosas buenas y otras para malas, a veces nos enseñan cosas que no deben, el problema es que cuando empezamos a hacer lo que vemos. Los medios de comunicación a veces nos enseñan sobre otras culturas y eso no es bueno porque como dije, nosotros siempre hacemos lo que vemos, y puede correr el riesgo de que nuestra cultura pierda algunas cosas o tenga algunos cambios.

Anónimo dijo...

creo que los medios de comunicacion son buenos pero deven ser utilizados adecuadamente por que en muchas ocaciones nos confunden con lo que nos dicen si estos los usamos de un aforma con programas o que de alguna forma nos ayuden a aprender un poco mas.

maria teresa estrada contreras 1a

Anónimo dijo...

Los medios de comunicacion son una gran ventana para dar a conocer lo que suele pasar a nuestro alrededor, en el caso de la cultura pues no queda atras ya que muestran las culturas de otros paises y lo malo es que se trata de copiar cosas que aveces ni se sabe de lo que se trata solamente por el simple hecho de que esta de "moda" y de que tu propia cultura vaya perdiendo su originalidad por el simple hecho de copiar.
Como el caso de nuestra cultura que copia de paises extranjeros el caso de estados unidos

Los medios de comunicacion a veces ponen etiquetas poniendo que cual es mejor y que si te unes seras mejor a los demas, y pues eso como que no sino mas bien los medios deberian de transmitir las culturas pero sus caracteriticas sus formas y para asi aprender y conocer diferentes, pero sin poner a una superior que la otra.

Anónimo dijo...

Los medios de comunicacion son una gran ventana para dar a conocer lo que suele pasar a nuestro alrededor, en el caso de la cultura pues no queda atras ya que muestran las culturas de otros paises y lo malo es que se trata de copiar cosas que aveces ni se sabe de lo que se trata solamente por el simple hecho de que esta de "moda" y de que tu propia cultura vaya perdiendo su originalidad por el simple hecho de copiar.
Como el caso de nuestra cultura que copia de paises extranjeros el caso de estados unidos

Los medios de comunicacion a veces ponen etiquetas poniendo que cual es mejor y que si te unes seras mejor a los demas, y pues eso como que no sino mas bien los medios deberian de transmitir las culturas pero sus caracteriticas sus formas y para asi aprender y conocer diferentes, pero sin poner a una superior que la otra.

Karla Susana Martinez Mancera 1° A

victoria margarita alejo gonzalez dijo...

Un concepto que acaparaba nuestra total atención aneriormente era el de etnocentrismo, la importancia que se le oorgaba a la cultura propia y la superioridad que denotabamos al referirnos a ella, ahora a l inversa de esto nos topamos con el término enocentrismo invertido, donde preferims otra cultura sobre la nuestra otogandole un grado de superioridad sobre nuesra propia cultura, todo esto es resultado de la globalizción actual, de una mercadotecnia y una modenidad que se esta tragando las propas identidades culturales por adoptar otras. como influencia casi siempre mala se enuentran los medios de comunicación, sobre los cuales recae toda la atención poblacional y promotores de la comercialidad que a su vez es la causa del rechazo de la propia cultura por adoptar otras, claro ejemplo son los extranjerismos y la perdida de tradiciones. Como humanos racionales pensemos que un vano gusto por algo distinto a nuestra cultura no nos debe hacer caer en la perdida de una identidad cultural, ni volvernos presa fácil de la mercadotécnia ni de los medios, o simplemente seguir una moda cradora de una aparente y falsa ideología como lo son los emos por ejemplo.
No nos basemos en deslumbros vóatiles y olográmicos que causan los medios, tengamos firme nuestra cultura, con esto no etoy diciendo que no nos pueden gustar otras cosas, claro que nos pueden gustar, pero no seamos copiones ni presas de la globalización.

Anónimo dijo...

creo en gran parte los medios de comunicacion influyen para obtener informacion de las mas culturas incluso se podria decir que estamos edoptando ciertos elementos de otras culturas debemos tener en cuenta que es bueno tener una cultura general.
gabriela MTZ C.

José Luis Centeno Malagón 1°A dijo...

La transculturación puede definirse como la recepción por un pueblo o grupo social de formas de cultura procedentes de otro, que sustituyen de un modo más o menos completo a las propias.
Este concepto de transculturación se adecua muy bien al proceso de globalización el que se encuentra inmerso el mundo de hoy. Por todo el planeta, la culturas locales se están occidentalizando, y es tal el proceso de globalización que hoy podemos consumir una hamburguesa de McDonald’s en casi cualquier lugar del mundo.
La globalización que comenzó como un proceso de integración económica con la finalidad de crear bloques que pudieran competir más eficientemente en el mercado mundial y que generaran beneficios para los países integrantes de dichos bloques. De esta forma surgen bloques de cooperación económica como el Benelux, la OCDE, la Unión Europea, etc.
Y aunque el proceso parecía que se detendría ahí, no fue así, pues a la par del desarrollo económico se dio un extraordinario desarrollo de la tecnología y las comunicaciones, que hoy en día posibilitan el contacto instantáneo vía electrónica entre puntos tan distantes como Guadalajara y Calcuta, por ejemplo.
Esta intercomunicación entre los diversos lugares del mundo trajo consigo, desde mi punto de vista, dos fenómenos muy importantes y contradictorios, por un lado permitió el contacto entre diferentes culturas y la difusión de los valores culturales de muchas sociedades alrededor del mundo, pero por el otro lado sirvió a los propósitos de exaltar la cultura occidental como modelo de modernidad y de progreso, marcando una vez el etnocentrismo de esta región del mundo, en detrimento de otras culturas del mundo.
Y es tan arraigada la creencia en la bondad de la cultura de occidente, que incluso una de las culturas más milenarias del orbe, la cultura china, cambió completamente el rostro de su capital con miras a los Juegos Olímpicos; construyendo una ciudad más parecida a Nueva York que a la antigua capital del emperador Yongle. Y toda esta transformación fue hecha para mostrar al mundo a una China con un poderío del que pocos dudan ya.
Cabe aclarar que la transculturación no es provocada solamente por la globalización, aunque esta nos proporciona un excelente ejemplo. Es innegable también que los medios de comunicación han desempeñado un papel fundamental en la transculturación por la que atraviesa el mundo contemporáneo, pero tampoco se puede excluir de este fenómeno los procesos históricos por los que occidente ha sido el centro del poder y del desarrollo económico mundial.
Muy ligado al tema de la transculturación se encuentra el del etnocentrismo, pues creer en la supremacía de alguna cultura nos puede llevar o a tratar de imitarla o de imponerla a los demás.
La transculturación es un proceso que genera conflicto, pues muchas veces los valores de la nueva cultura chocan con los valores de la propia. No obstante considero que no es válido importar modelos culturales ajenos que representen modelos de progreso y bienestar toda vez que dichos modelos culturales surgieron en realidades ajenas a la nuestra, y dan solución a problemas que quizás no existan en nuestra sociedad.
Finalmente, considero que el contacto intercultural es beneficioso cuando se comparten las experiencias culturales de las distintas sociedades y dichas experiencias sirven para la evolución de ambas culturas; evolución generada no por la adopción literal de los modelos culturales externos, sino por la adaptación de los mismos a la realidad propia o por la creación a partir de ellos de nuevas soluciones culturales. La globalización puede ser o pudo haber sido una excelente herramienta para compartir experiencias culturales, pero desafortunadamente ha dado lugar a una transculturación mundial.

Ana Cecilia Aguilera Alvarez dijo...

La transculturalidad es una fenomeno contrario al etnocentrismo, el cual consiste en la aceptación de las otras culturas como diferentes a la tuya, pero como aportadoras de hechos significativos.
Creo que la trasnculturalidad se ha hecho más presente a medida que el fenomeno de la globalización se incrementa en diferentes puntos. Sin embargo, la globalización tambien afecta a las culturas de forma en que las combina con otras para de esta manera hacer en todo el mundo un cultura global.
La transculturalidad tambien se ve beneficiada por la increible capacidad de lo medios de comunicación que te permiten conocer lo que se lleva a cabo en otros paises y sobre todo lo que se acostumbra a hacer alla. La facilidad y rapidez en que los medios de comunicación actuan tambien es un hecho determinante para que la tranmisión de la información. El ya super conocido Internet abrio las puertas para que la aceptación se diera más en la medida en que nos mantiene bien informados.

aLe G. 1ª dijo...

debemo0s aprender a apreciar las demas culturas, es basico0 para nuestro orden social, para vivir en armo0nia con todo0s y los medios de comunicacion son un factor clave en esto pues pueden ser justo lo que necesitamos para aprender de otras culturas, ampliar nuestra vision glo0bal y continuar con el aprendizaje a toda hora y en todos lado0s con losmedios actuales, pueden ser todo esto y mas pero solo si los sabemos usar y existe gente responsable encargada de la difusion y el contenido que recibimo0s atraves de estos pues si cae en las manos incorrectar se mandan mensajes negativo que crean conflicto0s pues el alcanze de los medios de comunicacion masivos es casi infinito y esto en manos equivocadas puede ser muy peligroso e incluso letal para la sociedad.

sussie dijo...

la influencia de todo lo que nos rodea es sumamente evidente, cabe de mencionar tambien que nosotros mismos influenciamos a todo lo que esta en nuesstro alrededor, pero no hay que dejar pasar el hecho de que somos individuos y como tal nos comportamos, sion embargo adoptamos ciertas formas, costumbre o manias para tener una mejor relacion e interaccion con todos, y para poder interactuar hay que tener toleracion principalmente con las personas y con la diversidad de culturas que manejan, creo que vivimos en un mundo bastante globalizado y siempre habra pro y contras, pero hay que destacar lo mejor de cada momento y esto se puede ver reflejado que la interaccin por los medios de comunicacion se puede ir eliminando poco a poco lo que es el racismo, ya que el tener tolerancia asi ti y hacia otros te brindara una mejor forma de vida.

anna karen dijo...

Todas las personas tendemos a ser influenciadas por el entorno en el que vivimos, cada uno tiene un ideal que seguir en muchos aspectos, la forma en que actuamos, pensamos, vestimos, etc., , pueden ser nuestros padres, o nuestros amigos, e incluso diferentes culturas, lo malo es que muchas veces lo que copiamos de los demás no siempre es bueno. Los medios de comunicación de alguna u otra manera nos “forzan” a tener esa idealización, ellos influyen mucho en los individuos, debemos aprender a utilizar adecuadamente los medios de comunicacion

Diana dijo...

"La transculturación es un proceso gradual por el cual una cultura adopta rasgos de otra hasta culminar en una aculturación(resultado de un proceso en el cual un pueblo o grupo de gente adquiere una nueva cultura)."
"La transculturalidad plantea un intercambio, un ir y venir de un sistema cultural a otro."

Lo anterior mencionado es de suma importancia, ya que si lo analizamos lograremos encontrar que es totalmente verdadero, pues la mayoria de las culturas sufren una tansculturación de alguna manera y hoy en día se stá sufriendo más debido a los medios de cominicación, un ejemplo de ello es la televición, el internet, etc, son medios que si causan cierto impacto en nosotros, por lo mismo que podemos saber y ver lo que sucede a nivel mundial y por lo mismo si algo nos gusta pues lo vamos adoptando y así cada persona lo va haciendo y ya cuando reaccionamos nuestra cultura ya no es la misma pues está influenciada por otras culturas que nosotros mismos quisimos y no creo que sea malo hasta cierto punto, sólo que debe de haber un límite y no exceder, ya que creo que de lo contrario habrá repercusiones.
Aunque pues no le veo el caso de adoptar otras cosas que no nos corresponden, pero como todos los demás lo hacen, y hasta cierto punto nos interesa lo que opinen los démas pues es cuando accedemos.

diana susana ramírez patiño
1° "B"

lizeth dijo...

bueno creo que debemos aprender arespetar las culturas formas de vida de todas las personas,aunque muchas veces la mala educacion por asi llamarlo comienza desde el hogar,con la influencia de los padres etc.

lizeth rguez 1°b psicologia

Anónimo dijo...

mi opinion acerca de este articulo es que los medios de ocmunicacion influyen mucho en los cambios de cultura en un pais y que gracias a ellos se modifica un poco la cultura la globalizacion es un sistema d eintercambio cultural y de mescla de una cultura con otra para formas un anueva mi opinion acerca de eso es que esta bien pero muchas veces se crean culturas muy pobres y se van dejando a un lado muchas que tiene demaciado interesante o demaciado que dar las culturas urbanas por ejemplo yo opino que es como una moda y algo apsajero no es algo que perdure en cambio la cultura de un pais es algo que se modifica pero siempre perdura
claudia monica del hoyo aguirre
1a

Anónimo dijo...

La transculturación puede definirse como la recepción por un pueblo o grupo social de formas de cultura procedentes de otro, que sustituyen de un modo más o menos completo a las propias.Esta intercomunicación entre los diversos lugares del mundo trajo consigo, desde mi punto de vista, dos fenómenos muy importantes y contradictorios, por un lado permitió el contacto entre diferentes culturas y la difusión de los valores culturales de muchas sociedades alrededor del mundo, pero por el otro lado sirvió a los propósitos de exaltar la cultura occidental como modelo de modernidad.

lupita campos
1° "A" psicologia

Anónimo dijo...

EL ARTICULO EXPLICA QUE LA CULTURA se contituye en un haz de sistemas semioticos forjados historicamente, lo que lleva la intersistemacidad entre un sistema modelizador primario que es quien modera o efectua la mediacion entre el resto de sitemas tambien de naturaleza modelizadora pero de caracter secundario. La cultura se convierte en un sistema de vivencias convivencia y conviniencia vinculado a estatutos de la imagenes.
La trasculturalidada hace intercambio de ir y venir de un sistema cultural a otro
por lo tanto la cultura no es ajena al caos planetario y zonal de una supuesta dialectica de la integracion frente a la esclusion.

JIMENA LOZANO DÍAZ 1B

Anónimo dijo...

Bueno lo que trata de explicar este articulo, es que la transculturación puede definirse como la recepción por un pueblo o grupo social de formas de cultura procedentes de otro por el cual una cultura adopta rasgos de otra hasta culminar en una aculturación dodne un grupo de gente adquiere una nueva cultura. El articulo menciona 3 datos importantes: el trabajo presente, la reconstrucción del pasado y la transmisión de enseñanzas a la siguiente generación. Por lo tanto, la cultura se establece como un sistema de vivencia, convivencia y connivencia vinculado a los estatutos propios de las imágenes. Pero tambien el texto habla sobre los medios de comunicación, en particular la televisión en su papel de líder informacional, persuasivo, recreativo, ya que es el medio de comunicacion mas comun.

eugenia macias novoa
1°b psicologia

Alejandra Mancera Pérez 1° "B" dijo...

La inmigraión hace posible la globalización y la trasculturalización.
Lo cual a su vez creo que beneficia y mucho a la sociedad en greneral para poder ampliar el panorama y no cerrarnos.
Quiero decir que estos efectos en la sociedad ayudan al progreso de la historia de la vida humana. Pues como se mencionaba en el texto tres papeles importantes tenemos que es el trabajo presente que por consecuecnia va ayudar al siguiente punto que la reconstruccion del pasado y al final el objetivo de transmitir las enseñanzas a las siguientes generaciones.

Anónimo dijo...

El articulo nos muestra como todas las sociedades giran en torno a un imaginario colectivo, el cual es definido como los aspectos pasados, presentes y trasmitir los conocimientos a las nuevas generaciones, esto es en lo que se basan las culturas para que sigan existiendo.
Sin embargo tambien nos muestra como los medios de comunicacion influyen en lo que pensamos acerca ya que nos presentan imagenes idealizadas, y esto ejerce una gran influencia en la personas.

Bianca Karen Rivera Tirado 1"B"

Anónimo dijo...

En CalidAd de seres humanos poseemos la propiedad de ser moldeados deacuerdo a las cuestiones que nos rodean, socialmente hablando, claro entre otras cosas, y tomando esto en cuenta, nos es facil pensar en un fenómeno de transculturación y la dificultad que un individuo atravieza cuando trancurre por el, pues al final de cuentas es un cambio radical de las cualidad que estasa costumbrado a observar y con las que a lo largo de toda una vida has aprendido a vivir, y es muy comprensible la posibilidad de llegar a sufrir inlcuso de cuestiones como malestarés físicos y psicológicos a causa de ello, parte de la dificultad de atravezar por una transculturación se debe, por supuesto y sin lugar a dudas, al etnocentrismo arraigado que cada sociedad posee. Pues viéndolo desde ese aspecto, será mucho más difícil para el individuo poder intregarse, e incluso que lo integren, a una
cultura nueva y agena si no es capáz de salirse de su globo y dejar de hacerle cara de feo y dejos de inferioridad a todas las novedades que ahora le rodean.

Daniela Serrano Vera
1°B

Anónimo dijo...

yo creo que los medios de comunicacion si son muy importantes porque influyen muchas veces en las decisiones que tomamos aunque lo que siempre va a predominar es lo que se nos a enseñado desde chiquitos.
La cultura se ha creado sobre todo para poner orden en la sociedad, ha impartido reglas que aunque muchas de ellas no estan por escrito bien sabemos como debemos de comportarnos ante la sociedad, yo creo que es importante conocer aunque sea un poco de distintas culturas para no estar cerrados solo en lo que nosotros vemos pero no poner por debajo nuestra cultura.
andrea ortega garza
1°b

Anónimo dijo...

Este artículo nos muestra el afán que tienen muchas culturas de imitar a otras, quizás por querer obtener un progreso o intentar superarse.
Los medios de comunicación tienen gran influencia dentro de las sociedades, pero algunas veces tienen grandes concecuencias, pues pueden llegara a provocar que se pierdan los rasgos originales y distintivos de ese lugar.

GLORIA KARINA RICO ORTEGA 1°B

Anónimo dijo...

Michelle Niño
1 A

Este articulo nos habla sobre como en estos tiempos muchas de las culturas tomamos o interpretamos a otras y el como la masa de comunicacion influye mucho en nosotros como sociedad o tambien tenemos una:

transculturación la adqucicion de una cultura a la tuya

Anónimo dijo...

Este articulo habla sobre, las culturas.
La cultura se ha fundado sobre todo para poner orden en la sociedad, ha impartido normas que aunque muchas de ellas no están
la sociedad, es importante echar de ver aunque sea un poco de distintas culturas para no estar cerrados solo en una

Anónimo dijo...

la de arriba es Maris Jose Lopez ruiz
Este articulo habla sobre, las culturas.
La cultura se ha fundado sobre todo para poner orden en la sociedad, ha impartido normas que aunque muchas de ellas no están
la sociedad, es importante echar de ver aunque sea un poco de distintas culturas para no estar cerrados solo en una

Anónimo dijo...

Las imitaciones siempre son malas, debes d tner mucho cuidado, si piensas n adoptar una cultura yq q siempre la intecion sera mejorarla, o poruqe imitarla?.
Las culturas no son para eso deben de ser para q los individuos que podemoa disfurtar d ellas, le sakemos lo mejor, sin cambiar su escencia.

Silvia Pulido 1°b

Anónimo dijo...

Los medios que extranjeros, que difunden su cultura como si fuese algo relevante, hace que creamos que vistiendonos con marcas de prestigio, actuando como ellos consumiendo lo que la mercadotecnia difunde llegemos a sentirnos parte de esa cultura unica y mejor.
Sin embargo creo que esto hace una cultura sin forma que extrae de varias, hasta perder algo que no nos pertenece y mal interpretar lo que significan en si.
El artículo nos da a entender que los individuos repetimos las conductas que nos marca la sociedad independientemente de si son correctas o no y que eso puede causar conflictos cuando existe transculturalidad

Anónimo dijo...

por lo leido y en lo personal creo que los medios de comunicacion son una gran ventana para dar a conocer lo que suele pasar a nuestro alrededor, en el caso de la cultura pues no queda atras ya que muestran las culturas de otros paises y lo malo es que se trata de copiar cosas que aveces ni se sabe de lo que se trata solamente por el simple hecho de que esta de "moda" y de que tu propia cultura vaya perdiendo su originalidad por el simple hecho de copiar.

aTTe: Armndo Moreno Gasca 1°B

Anónimo dijo...

Los medios que extranjeros, que difunden su cultura como si fuese algo relevante, hace que creamos que vistiendonos con marcas de prestigio, actuando como ellos consumiendo lo que la mercadotecnia difunde llegemos a sentirnos parte de esa cultura unica y mejor.
Sin embargo creo que esto hace una cultura sin forma que extrae de varias, hasta perder algo que no nos pertenece y mal interpretar lo que significan en si.
El artículo nos da a entender que los individuos repetimos las conductas que nos marca la sociedad independientemente de si son correctas o no y que eso puede causar conflictos cuando existe transculturalidad.

::Denisse Bernal Landi::

1-A Psicologia

Néstor Hugo Gómez Solórzano 1° A dijo...

un articulo muy largo y en el que se hablaron de muchos temas, pero que estaban relacionados entre si, es cierto que la virtualizacion del mundo afecta directamente a la globalizacion facilitandola. Pero no todo lo que brilla es oro y a su vez la globalizacion causa fenomenos tales como la xenofobia, que en algunos casos puede llegar a extremos tales como el asesinato de los extranjeros. Este "miedo" tiene un antecedente historia segun las relaciones de los paises es por eso el fenomeno de España y el diferente tipo de xenofobia entre los musulmanes y los iberoamericanos

Néstor Hugo Gómez Solórzano 1° A dijo...

un articulo muy largo y en el que se hablaron de muchos temas, pero que estaban relacionados entre si, es cierto que la virtualizacion del mundo afecta directamente a la globalizacion facilitandola. Pero no todo lo que brilla es oro y a su vez la globalizacion causa fenomenos tales como la xenofobia, que en algunos casos puede llegar a extremos tales como el asesinato de los extranjeros. Este "miedo" tiene un antecedente historia segun las relaciones de los paises es por eso el fenomeno de España y el diferente tipo de xenofobia entre los musulmanes y los iberoamericanos

Anónimo dijo...

en general el articulo habla de como los medios de comunicacion son un claro ejemplo de la revolucion de culturas dentro de cada pais, esto puedes ser benefico o no dependiendo de la menatlidad y apertura de las sociedades. Creo que es benefico en el sentido de que asi cada cultura puede conocer distintas formas de vida, percepciones, ideas sobre temas que ya estan muy marcados dentro de cada sociedad y que podria dar una apertura a las posibles soluciones o formas de ver estos mismo. Creo que no tendria nada de malo conocer diferentes culturas y diferentes formas de vida par poder complementar cada sociedad para un mejor desarrollo..

Roberto Rivera Lopez
1°B psicologia

Anónimo dijo...

considero que los medios de comunicacion influyn mucho en el comportamiento y la forma de pensar. podemos llgar a adoptar actitudes que no son parte de nosotros

Anónimo dijo...

en este articulo podemos ver como nos impactan los medios con su mercadotecnia al querernos vender productos y marcas de otros paises por lo tanto de otras culturas y a la vez vamos adquiriendo costumbres y nos vamos llendo mas por esa cultura que por la nuestra y mucho tienen que ver los medios de comunicacion, gracias al impacto e importancia que se les da. todo esto hace que nos quedemos sin una cultura o raiz definida ya extraemos de otras hasta sus costumbres. El artículo nos dice como los individuos llegamos a comportarnos como borregos, pues hacemos lo que la sociedad nos dice o impone, este bien o mal y estos conflictos de identidad en cuanto a costumbres y cultura nos lleva a la transculturalidad.

.:Eugenia Gòmez Pèrez.:

1º "A"

hummberto Aguilar correa dijo...

Creo que el internet es un bueno medio de comunicacion, que no puede ser tamn manipulado como la televicon poor ejemplo, pues ay mas libertad de que cada quien diga lo que quiera, tambien sirve para compartir tu cultura con otras.

Anónimo dijo...

la transculturalidad es segun comprendo; la forma en que las culturas se interelacionan y una cultura puede absorver a otra,
como lo dice el articulo para que se de este fenomeno se requiere de factores como los medios de comunicacion, los cuales en un mundo globalizado como en el que vivimos hoy en dia son impresindibles, de hecho son en gran parte responsables de la misma globalizacion.
pero ademas de factores que contribuyen a este fenomeno tambien existen otros los cuales perjudican su desarrollo como serian las falsas creencias de las culturas, las diferemcias emtre las mismas y mentalidades distintas entre cada culura..

jose yañez 1º B psi

Anónimo dijo...

creo que los medios de comunicacion tienen mucho que ver de que cada vez va cambiando mas las cultura ya que unos tratan de imitar a otro pro ps yo pienso que es muy bueno conocer otras culturas...aLe oRtEgA.

paulina Velazquez Diaz 1º "B" psicología dijo...

aqeui nos habla de la forma de convivencia de la sociedad con las demas personas, pero nos estabelce una forma de convivencia relacionada con lso intereses y creencias de una o varias personas para que así haya un grupo, pero obvio esta convivewncia genera una comunicacion y algunas tradiciones para qeu se pùedan coservar necesitan sucesores para poder sobrevivir

Anónimo dijo...

Yo pienso o creo en gran parte los medios de comunicacion influyen para obtener informacion de las mas culturas incluso se podria decir que estamos edoptando ciertos elementos de otras culturas debemos tener en cuenta que es bueno tener una cultura extensa.
MARIA GAUDALUPE MANDUJANO LABRA
ULM PSICOLOGIA

Anónimo dijo...

Aunque esta un poco largo tiene una hilacion bastante buena y resalto sobre todo la parte de los medios de comunicacion que siempre sera un tema de amplia discusión y que pueden ser muy productivos pero el manejo sepuede tergiversar por muchas razones (politicas, economicas ,etc)

Pablo

Rocio Villagomez Rocha dijo...

el articulo se me hizo muy interesate y creo que El artículo nos da a entender que los individuos repetimos las conductas que nos marca la sociedad independientemente de si son correctas o no y que eso puede causar conflictos cuando existe transculturalidad. y creo que es muy importante porque nos comenta que puede haber diferencias muy marcadas de acuerdo a la cultura con la que tengas contacto.

Rocio Villagomez Rocha
1 sem psicologia

Rocio gutiérrez de Velasco dijo...

Los medios de comunicación son grandes fuentes de transmisióin a la cultura, a veces para bien y otras veces para mal.
El problema es cuando copiamos o adoptamos aspectos de otras culturas. Con esto se corre el peligro de que nuestra propia cultura pierda su escencia y lo que la hace diferente.
Creo que un ejmeplo de eso es que muchas personas en México festejan lo de Hallowen cuando lo reprsentativo de aquí es el dia de muertos con tradiciones mexicanas como poner el altar de muertos. Otro ejemplo es el de santa claus, eso es más tradición gringa que de méxico pero que ahora hemos adoptado mucho y sobre todo por los medios de comunicación y mercadotecnia que utilizan mucho este personaje para las ventas navideñas.
Es creo un efecto de la globalización, pero pues eso es malo para las culturas, en vez de enriquecerse , pierden una identidad. Es un proceso donde todas las culturas se van a homogenizar y perderán todas las caraterísticas que las hacen diferentes.

1ro psicología

Anónimo dijo...

yo pienso que los medios de comunicacion una red y fuente muy importante dentro de la sociedad ya que nos informan acerca de lo que esta aconteciendo dentro del lugar en donde habitamos y de igual manera aparte de informarmos lo que acontece nos da a conocer cosas que han acontecidos durante años atras ademas nos informan lo que tabien acontece en otros paises como estados unidos ya que estamos en sintonia con otros paises ya que en nuestro pais tienen relaciones exteriores con diversos paises como en cuestiones economicas.
ARIADNA SUSANA SANCHEZ GUERRERO. 1 PSICOLOGIA.

Anónimo dijo...

Los medios de comunicacion a veces ponen etiquetas poniendo que cual es mejor y que si te unes seras mejor a los demas, y pues eso como que no sino mas bien los medios deberian de transmitir las culturas pero sus caracteriticas sus formas y para asi aprender y conocer diferentes, pero sin poner a una superior que la otra.

Daniela martinez martinez
1ero psicologia

Anónimo dijo...

Considero que la cultura es muy importante para el individuo ya que como me has enseñado Ferrer te hace sentrise parate de un grupo e identificarte con el semejante y lo que mencionan me llamó la atención de el hecho de que primeramente las creencias se van transmitiendo de generación en generación , siempre esta presente la imagen de un anciano como el sabio, el curandero , la bruja el brujo . Y todo lo que esa persona nos diga uno lo cree sea cierto o falso por que es de la manera en la que se transmite la información.
Pero cuando una cultura conoce a otra y adopta ciertas creencias y costumbres de otra se fucionan y forman otra.
Creo que eso es lo que esta pasando con México y Estados Unidos y que pronto nos fucionaremos de manera que nuestras futuras generaciones no sabran distinguir que era gringo y que era mexicano .

MARGARITA DEL CARMEN JIMENEZ URIBE
PSICOLOGIA 1

Anónimo dijo...

Todas las personas tendemos a ser influenciadas por el entorno en el que vivimos, cada uno tiene un ideal que seguir en muchos aspectos, la forma en que actuamos, pensamos, vestimos, etc., , pueden ser nuestros padres, o nuestros amigos, e incluso diferentes culturas, lo malo es que muchas veces lo que copiamos de los demás no siempre es bueno. Los medios de comunicación de alguna u otra manera nos “forzan” a tener esa idealización, ellos influyen mucho en los individuos, debemos aprender a utilizar adecuadamente los medios de comunicacion


rivera vaca brenda
1 psicologia