domingo, 26 de octubre de 2008

Etnocentrismo cultural,

Gustavo Bueno
Se constata en las discusiones del presente la efectividad de un trilema entre cuyas opciones sería preciso elegir (quien impugna el relativismo cultural habrá de ser clasificado como etnocentrista o como pluralista, &c.), se denuncia cual pueda ser la fuente de este trilema, y se propone una cuarta vía a través de la cual podamos liberarnos del sistema de disyuntivas constatado.
1. El incremento de la inmigración resucita el debate entre el relativismo y el etnocentrismo
En estos últimos años, y a consecuencia del incremento de inmigrantes procedentes del llamado «tercer mundo» a los diversos países de Europa, vuelven a resurgir con gran virulencia los debates entre relativistas culturales o integracionistas con los «intolerantes» que exigen la adaptación del inmigrante a la cultura propia del país de acogida. Y ello sin perjuicio de que la «adaptación» requiera, por parte de quien debe adaptarse, desprenderse de instituciones consideradas como «señas de identidad» de la cultura de origen (pongamos por caso: el shador, la burka, la poligamia, la ablación del clítoris, la circuncisión, el disco labial, el vudú, la institución de los maridos visitadores, la pena de lapidación o de mutilación, la vendetta, &c.).
Las acusaciones que los defensores del relativismo cultural, o los defensores del pluralismo, dirigen contra quienes no comparten sus puntos de vista, suelen canalizarse a través de algo que ellos consideran como la más terrible denuncia: «etnocentrismo». Ser acusado de etnocentrista es tanto, prácticamente, como ser acusado de intolerante, intransigente, arcaico, racista, violentador de los derechos humanos, «carne de la derecha más conservadora», e ignorante del ABC de la Antropología moderna, caracterizada ad hoc precisamente como disciplina constituida desde la perspectiva del pluralismo o del relativismo cultural.
Y, en efecto, la Antropología, como disciplina científica, comenzó en el siglo XIX (Edward Burnett Tylor, Lewis Henry Morgan, &c.), por no referirnos a sus precedentes (Joseph François Lafiteau, Charles de Brosses, &c.), reconociendo la pluralidad de culturas (entendidas como «esferas culturales»); pluralidad que parecía ligada a los métodos comparatistas característicos de la nueva disciplina.
El pluralismo cultural, en la etapa del evolucionismo antropológico (Morgan, Federico Engels) parecía compatible muchas veces con el postulado de una posible confluencia de las diversas esferas culturales en una Civilización universal. Postulado que muchos consideraban como encubriendo un monismo cultural, y aún un etnocentrismo de signo europeo, dado que la «Civilización» era generalmente concebida a imagen y semejanza de la «Cultura europea», que encontraba además en esa ideología la justificación del colonialismo (el colonialismo, entendido como el único modo a través del cual las culturas del presente, situadas en la época del salvajismo o de la barbarie, podrían alcanzar, sin necesidad de que transcurrieran siglos o milenios, el estadio superior de la civilización... europea).
En las escuelas antropológicas posteriores al «evolucionismo», por ejemplo, en las escuelas funcionalistas (representadas por Bronislaw Malinowski) y después, en algunas variables del estructuralismo (representadas por Claude Levi-Strauss), el pluralismo cultural fue deslizándose poco a poco hacia un relativismo radical: cada esfera cultural tendría su propia estructura interna (emic), que sería imposible entender desde fuera (etic). Por ello cabrá decir, con Levi-Strauss: «Salvaje es quien llama a otro salvaje.» De este modo el relativismo cultural comenzará a asociarse a un «espíritu moderno» (que algunos interpretarán pascalianamente como un sprit de finesse), el espíritu de la comprensión, de la tolerancia, del respeto por el «otro» y por su «sensibilidad», que se contrapone al sprit géométrique, rígido, intolerante, «imperialista», ciego para todo aquello que no presupone una evidencia universal, por encima de cualquier sensibilidad individual o de grupo.
2. Nos encontramos no ante alternativas, sino ante disyuntivas: el trilema
Lo más grave del asunto es que estas tres actitudes o filosofías de la cultura que designamos como monismo cultural («etnocentrismo», para sus adversarios), relativismo y pluralismo cultural, no se presentan como meras alternativas, sino como disyuntivas entre las cuales hay que elegir. ¿De donde deriva la disposición disyuntiva de estos tres modos de entender las relaciones que entre sí pueden mantener supuestamente las esferas culturales?
Sin duda, a nuestro entender, del mismo concepto de «esfera cultural», entendida como una totalidad relativamente cerrada (un «todo complejo», en sentido atributivo), autosuficiente, sin perjuicio de las prestaciones e influencias que pueda recibir de las restantes esferas culturales que constituyen el conjunto o totalidad distributiva de la cultura, entendida como esfera cultural. Como paradigma del concepto de «esfera cultural», en este sentido, cabría considerar a cada uno de esos «superorganismos» que Oswald Spengler llamó precisamente «culturas».
Sin embargo, acaso el mejor modo de mostrar hasta qué punto el esquema de las esferas culturales está vivo y actuante en nuestros días, incluso entre gentes que ni siquiera emplean esta denominación, es analizar la expresión «señas de identidad», tantas y tantas veces utilizada por políticos, periodistas, intelectuales o radiofonistas, para referirse a lo que ellos consideran «su cultura propia». Porque la inocente fórmula –«señas de identidad»– en realidad sólo tiene sentido en función de una esfera cultural presupuesta, es decir, de una esfera cuya identidad (de índole sustancial) se presupone, y de la que resultaría ser un mero indicio la «seña de identidad» considerada. Así, la sardana sería una seña de identidad de una supuesta cultura o esfera cultural catalana, y el aurresku sería una seña de identidad de una supuesta cultura o esfera cultural vasca. Lo que equivale a decir que la importancia, el significado, el alcance, &c., de la sardana (o el del aurresku) no puede captarse por sí misma, ni siquiera por las semejanzas que pueda mantener con instituciones de otras esferas culturales, sino por lo que tiene de revelación, indicio o seña de una identidad presupuesta, que se aplica precisamente a la cultura de referencia, y no a la seña de identidad en sí misma, en su suposición material.
Ahora bien, al poner en un plano de confrontación, cuanto al valor, consistencia, dignidad, originalidad, &c., a las diversas esferas culturales, cabe dar una «razón lógica» del sistema de alternativas (disyuntivas) que hemos establecido; pues este sistema tiene que ver con el sistema de cuantificadores de la lógica de predicados, vinculados a los valores {1, 0} de verdad:
(1) O bien afirmamos que, entre las diversas esferas culturales del todo distributivo de culturas, sólo una esfera cultural puede considerarse como soporte de valores auténticos; es decir, que solamente existe una esfera cultural que merezca ser considerada como cultura auténtica o verdadera (las demás esferas culturales serían reflejos, de-generaciones, o meras apariencias o fenómenos de la «cultura verdadera»).
(2) O bien afirmamos que todas las esferas culturales valen igual, en cuanto culturas que encuentran su sentido precisamente en la concavidad de su propia esfera: «Todas las culturas son iguales», leemos en una enorme placa instalada en el Museo Nacional de Antropología de la ciudad de México.
Y esta afirmación se desarrolla en otras dos versiones dicotómicas (puesto que la igualdad no implica conexidad):
(2A) «Todas las culturas son iguales», pero en régimen de disyunción, de separación, incluso de inconmensurabilidad «megárica» (que puede alcanzar la situación de la incompatibilidad). Es evidente que la fórmula de esta opción equivale a la fórmula opuesta: «Todas las culturas son desiguales», sin que quepa hablar por ello de contradicción lógica, porque la igualdad postulada se refiere en unos casos a igualdad en dignidad, en derechos, &c., de las esferas que, sin embargo, se consideran desiguales en contenidos o en identidad numérica o sustancial.
(2B) «Todas las culturas son iguales», pero sin necesidad de presuponer entre ellas un régimen de separación; por el contrario, postulando la posibilidad y conveniencia de una convivencia o yuxtaposición de los hombres pertenecientes a las diversas culturas (este era el esquema que Américo Castro utilizó para describir la supuesta convivencia, bajo Fernando III el Santo, de las tres religiones –judíos, moros y cristianos– que hoy se acostumbra a traducir como la convivencia entre «las tres culturas»).
La opción (1) es la del monismo cultural (que desde las otras opciones se percibirá como etnocentrismo); la opción (2A) es la del relativismo cultural; y la opción (2B) es la del pluralismo cultural o multiculturalismo. Entre estas tres opciones sería preciso, al parecer, elegir.
3. Ilustraciones críticas de cada uno de los miembros del trilema
El monismo cultural (prácticamente el etnocentrismo, si dejamos de lado, de momento, los intentos de crear una «cultura universal» obtenida por refundición de todas las esferas culturales) es, sin duda, sin necesidad de ser denominada de este modo, la perspectiva más tradicional, sin perjuicio de las interpretaciones del principio de la homomensura de Protágoras –«el hombre es la medida de todas las cosas»– como un hombre moldeado por cada cultura (en el sentido del relativismo cultural). Sin embargo, el monismo cultural puede ser presentado y «justificado» a partir de dos fuentes bien distintas:
La primera quiere mantenerse en el terreno de los hechos, es decir, al margen de los juicios de valor. Si sólo cabe hablar de una esfera cultural de referencia, de la cual todas las demás fuesen reflejos o incluso degeneraciones, es porque todas las esferas culturales realmente existentes en la tierra habrían sido originadas por una cultura originaria, y serían como pulsaciones de esa cultura madre, identificada con la cultura egipcia. Tal fue, como es sabido, la visión monista de la cultura defendida por la escuela del llamado difusionismo radical, de Sir Grafton Elliot Smith, o de William James Perry (The Children of the Sun, 1923).
La segunda no duda reivindicar el monismo cultural, incluso el etnocentrismo, pero en nombre, no ya de realidades que acaso sólo están demostradas por una ciencia ficción, sino en nombre de unos valores, no ya pretéritos sino futuros, que se imponen desde una esfera cultural dada a quien se identifica con ella. Para Pericles o para Platón los valores de la «paideia» (o cultura griega) eran los únicos valores que podían oponerse a los pueblos bárbaros; para los españoles que entraron en América los valores cristianos (que no solamente eran valores religiosos, sino también morales, éticos, ceremoniales, políticos, artísticos), solían ser vistos como los únicos valores que debían prevalecer sobre los dioses bárbaros, inspirados por el diablo; para la mayor parte de los científicos e ingenieros occidentales (y no sólo los de la época positivista), los valores de la «cultura occidental» (que comprende tanto los valores científicos como los valores democráticos) serán los únicos valores que pueden ser aceptados y que deben ser ofrecidos a los demás pueblos; dentro de esta misma perspectiva Richard Rorty ha defendido recientemente la necesidad de asumir la posición «etnocentrista» en todo cuanto concierne a los valores de verdad y a otros criterios propios de nuestra cultura.
Ahora bien: el monismo cultural, como etnocentrismo, es hoy difícilmente defendible, y muchos de los argumentos del relativismo y del multiculturalismo pueden servir para reducirlo a sus justos límites. Pero tampoco consideramos defendible al relativismo cultural, en tanto él se enfrenta a la evidencia de la superioridad de unas «culturas» frente a otras, tanto en el terreno tecnológico, como en el científico y aún en el político. ¿Y la opción del integracionismo cultural? Si se interpreta como mera convivencia o yuxtaposición de pueblos o de religiones diferentes, nos parece evidente que una tal opción es, en realidad, vacía, más bien un deseo, de índole irenista. No puede decirse que convivan, o que coexistan, ni siquiera pacíficamente, grupos sociales con diferentes culturas, salvo si algunos se mantienen en sus ghettos, frente a quienes mantienen las posiciones dominantes. La integración efectiva sólo será aparente (una integración por yuxtaposición), hasta tanto que los grupos sociales en posición dominada, o bien alcancen posiciones dominantes, o bien se desprendan de sus instituciones incompatibles con las de la sociedad de acogida. Así ocurrió con moros, judíos y cristianos en la Sevilla medieval: el mito de la convivencia que puso en circulación Américo Castro está siendo contestado en nuestros días (Antonio Domínguez Ortiz, Francisco Rodríguez Adrados, Serafín Fanjul García).
4. El mito de las esferas culturales como fuente del trilema
Pero, ¿cómo podríamos rechazar cada una de las tres opciones del trilema (monismo, relativismo, pluralismo) sin rechazar el trilema mismo? Porque es evidente que una vez aceptado el trilema (en nuestro caso, el dilema bifurcado), no tendríamos más remedio que acogernos a alguna de sus opciones. Es evidente que, una vez aceptado el trilema por algún crítico, si éste descarta que el autor por él criticado es relativista o pluralista, tendrá que lanzar contra él la temible acusación de etnocentrista.
Se trata, por tanto, por mi parte, de regresar más atrás del trilema, es decir, se trata de denunciar el supuesto sobre el cual el trilema está funcionando a toda máquina en nuestros días, sin que periodistas, intelectuales, políticos y radiofonistas, pero también historiadores, sociólogos y antropólogos, se den cuenta de ello.
Y este supuesto es el de las esferas culturales, entendidas como entidades sustantivas que ofrecen al investigador muy diversas «señas de identidad» de su sustancia (¿de qué si no?): de una sustancia que se supone procedente de los tiempos más arcanos y que pretende mantener su identidad, considerada como el valor supremo y sagrado. Pero no existen esferas culturales en ese sentido. Las esferas culturales son sólo construcciones ideológicas, pura y simplemente mitos.
Lo que nos permitirá añadir una cuarta opción al sistema de las tres opciones, (1) (2A) (2B), que hemos establecido a partir del supuesto de las esferas culturales: que no ya una o todas las esferas culturales pueden tomarse como sujetos o soportes de valor, sino ninguna.
Y si no existen esferas culturales como entidades dotadas de identidad sustantiva (idiográfica, numérica, delimitada en el todo distributivo), entonces las opciones, o los conceptos mismos de etnocentrismo, de relativismo cultural y de pluralismo de esferas culturales se disuelven. Las esferas culturales no son entidades dotadas de una identidad sustancial propia; a lo sumo, son entidades fenoménicas, delimitadas acaso a lo largo de los siglos (cuando no inventadas ad hoc por grupos, pueblos o naciones en busca de Estado), por aislamiento de otras esferas fenoménicas, o por mezcla de algunas de ellas. Y con esto queremos decir que los diagnósticos (o acusaciones) tanto de etnocentrismo, como de relativismo o de pluralismo, son diagnósticos o acusaciones imposibles, si nos mantenemos en un terreno científico o filosófico. Son diagnósticos o acusaciones que sólo podrán mantenerse en el terreno doxográfico de las opiniones confusas y oscuras acerca de las nebulosas ideológicas que se forman en una coyuntura determinada. ¿Acaso puede admitirse, en el terreno científico, como diagnóstico psicológico o psiquiátrico, la posesión o la obsesión diabólica? Pero, según nuestra tesis, el diagnóstico de etnocentrismo o el de relativismo, en el terreno de la Antropología, no va más allá de lo que pudiera ir el diagnóstico de posesión diabólica, o el de obsesión diabólica, en el terreno de la Psiquiatría.
5. Reducción de las esferas culturales sustantivas a esferas culturales fenoménicas
No existen esferas culturales dotadas de una identidad sustantiva. Esas esferas sólo tienen una identidad fenoménica, la suficiente para comenzar a organizar las descripciones etnográficas y etnológicas pertinentes.
Identidades fenoménicas, porque su unidad se resuelve en un sistema, conglomerado o concatenación, ya sea de rasgos culturales (pautas, instituciones, elementos) pero también naturales (raciales, por ejemplo) o terciogenéricas (como puedan serlo las relaciones pitagóricas del triángulo rectángulo, que no son ni naturales ni culturales, y esto dicho frente a los dualistas que siguen considerando como un principio fundamental el de la distinción en el Universo entre la Naturaleza y la Cultura, una última pulsación acaso de la antigua distinción entre la Materia y el Espíritu).
Ahora bien: la reducción de las esferas culturales, dotadas de identidad sustancial, a la condición de esferas culturales dotadas de unidad fenoménica, no debe ser confundida con la reducción de la teoría de las esferas culturales a alguna de las teorías agregacionistas de la cultura (a la teoría de los mosaicos culturales, por ejemplo). La clave de estas últimas teorías podemos ponerla en un proceso de «sustantivación de las partes» (de los rasgos, pautas, elementos) enfrentado al proceso de «sustantivación del todo complejo» que conduce a la esfera cultural sustantiva.
Pero también la sustantivación de las partes sería gratuita: una esfera cultural no es el resultado de la agregación de supuestos elementos culturales (que algunos llaman memes) preexistentes. Los elementos o rasgos culturales son figuras que se conforman a partir de las propias totalidades fenoménicas, y precisamente en el momento en que estas se descomponen o despiezan en partes formales en el mismo proceso del choque cultural. Tampoco los ojos, o las frentes, como pensaba Empédocles, preexistieron a los animales que se hubieran podido formar a partir de la unión de esos «miembros solitarios» que habrían dado lugar, primero, a monstruos horrorosos que la adaptación al medio tendría que haber pulimentado poco a poco. Un hueso fémur no precede al organismo vertebrado, pero una vez formado puede ser extraído del animal, conformándose como una figura, elemento, valor o contravalor de la fábrica orgánica. Los elementos, rasgos, instituciones culturales... no son previos a las esferas culturales fenoménicas, pero pueden ser despiezados, transportados e incorporados, con las deformaciones eventuales, a otras esferas culturales, o bien como elementos con capacidad de integración con otras partes suyas, o bien como elementos con capacidad disolvente del conjunto fenoménico constituido por una esfera cultural dada. Y todo esto sin perjuicio de que la incorporación de un elemento o rasgo procedente de una esfera cultural dada a otra, no sea siempre «limpia», puesto que arrastrará casi siempre otros elementos, astillas o rasgos de la esfera cultural de origen.
6. No existen conflictos de culturas, pero tampoco integración de culturas o relativismo cultural
No cabe hablar, según lo que hemos dicho, por tanto, de conflictos de culturas, o de conflictos de civilizaciones; tampoco cabrá hablar de integración o de expansión de culturas. Todas estas expresiones habrían de ser reexpuestas en términos de conflictos de elementos culturales, o de integración, o de difusión de elementos o rasgos culturales. Por ello, quien considere a un elemento cultural (pongamos por caso, el sistema democrático) como universal, no podrá sin más ser acusado de etnocentrismo. Menos aún podrá ser acusado de etnocentrismo (o de monismo cultural) quien reconozca y defienda la universalidad del teorema de Pitágoras, como elemento desprendido, no ya de la cultura griega, sino de toda cultura, como estructura válida para todas las culturas, por encima de cualquier relativismo.

63 comentarios:

ALBA VILLARREAL 1B dijo...

A veces el comparar una cultura externa con la propia, en cierto modo es tratar de entender un poco para no verla como algo fuera de lo normal, pero pienso que en muchos casos suele implicar la creencia de que la propia raza o grupo étnico sea la más importante, o que algunos o todos los aspectos de la cultura propia sean superiores a los de otras. Dentro de esta ideología, los individuos juzgan a otros grupos en relación a su propia cultura o grupo particular, especialmente en lo referido al lenguaje, las costumbres, comportamientos o religión que establece una identidad cultural. El relativismo cultural al igual que el funcionalismo, creo yo que son buenas hasta el punto en que defienden la idea de diversidad cultural y que por lo mismo no hay una mejor que otra en absoluto, sin embargo tambien recaen en el sentido de las diferencias culturales no es convincente porque implica cierta contradicción entre la premisa y la conclusión, o sea, entre lo que se cree y lo que realmente es, por ejemplo que hay reglas morales universales que todos debemos de tener presentes sea cual sea tu cultura ya que todos sabemos que matar es malo, etc.,al estar el relativsmo en favor a que ninguna persona abandone su identidad cultural por que se lo exigen, impide tambien que puedan aceptar leyes universales para el mejoramiento de la moral humana, ya que esto puede impedir el seguimiento de sus creencias culturales.

(V)@g@L! dijo...

yo creo que si por determinada razon uno decide cambiar de pais o de cuidad es bueno adaptarse a las costumbres de aque lugar para poder llevar tranquila la estancia ahi, pero tambien creo que no por eso se pierden las costumbres que hemos desarrolado a traves de nuestros años,y sobre todo no encerrarnos en el etnocentrismo, si no conocer las demas culturas y saber como es que funcionan para no encerrarnos en nuestas ideas y decir que nuestra cultura es la mejor, ya que creo que no hay cultura ni buena ni mala, todas tienes cosas a favor y cosas en contra y debemos reconocer que la nuestra le hacen falta cosas para poder ser "la mejor".
La torerancia y el respeto es básico entre la pluralidad en las culturas , hay que saber convivir unas con otras .
el etnocentrismo, el relativismo y el pluralismo cultural son 3 aspectos bases que debemos aprender a distinguir y saber a que se refieren ya que son importantes.

Magali del Carmen Medina Hdez 1ºA

Romina González Morales. dijo...

Etnocentrismo es un complejo donde yo,al pertenecer a una cultura, siento que es la mejor y las demás culturas estan por debajo de mi.
Pienso que a veces el nacionalismo puede llegar al grado del etnocentrismo. Es decir, una persona que ama su nación y se siente muy orgulloso de pertenecer a ella, con faclidad puede caer en pensar que su nación es mejor que las demás. No siempre se presentará éste caso, pero puede haber la posibilidad.
Encontré una frase que describe muy bien al etnocentrismo: "mi pueblo, con razón o sin ella".
Un etnocentrista siempre va a apoyar a su cultura, no importa lo que haga, este bien o este mal. Por lo mismo el etnocentrismo llega a ser un acto egoísta y quien lo presenta muestra su pobre calidad para aceptar la igualdad de culturas. No porque mi cultura sea dieferente a la tuya me creo mejor.
Por ejemplo una persona que se muda a otro país, comenzará a hacer comparaciones entre la cultura nueva y la propia. Si se siente superior es mas bien porque tiene miedo de aceptar las diferencias que hay entre las culturas. Ya luego de un tiempo que este establecido comprenderá que debe saber combinar sus costumbres con las de la nueva cultura y saber donde aplicarlas.
Creo que se puede aliminar el etnocentrismo cuando una persona experimenta la cultura de otros, ´como ver la propia cultura desde otro aspecto y comprender que solamente hay culturas diferentes, más no mejores.

Viri MR dijo...

Magali tiene razon cuando dice que si vamos a otro lugar en donde su cultura es diferente, debemos de aprender mas de ella. Seria muy dificil vivir en un lugar y no saber nada de su cultura. Si es bueno decir que tu cultura es buena y estar orgulloso de tu cultura, pero no al punto que dices que tu cultura es la mejor y que no hay otra cultura que pueda comparar con la tuya. Eso seria egocentrismo.

luis velázquez dijo...

Hoy en día, más que necesario, es importante adaptarse a las costumbres de otro país cunando este se visita, incluso, legalmente hablando.
Conocer el “Emic” de las culturas es básico para nosotros como psicólogos ya que nos podemos encontrar con personas de cualquier religión, no sólo católica.

Para ni punto de vista, el ser etnocentrista esta mal ya que todos debemos de respetar el punto de vista de todos partiendo de la idea de que la forma de ver las cosas de un individuo es como la palabra lo dice “individual” y que así es la de todos.

bjoh999 dijo...

Todas las personas tienen un punto diferente de ver las cosas, no todos piensan igual y tenemos que repetar tanto sus creencias como sus ideas ya que de eso depende la tolerancia en la sociedad, mi cultura y mi forma de ver la vida no es mejor ni peor que la de nadie, tal vez sea mejor para mi, pero no tiene que serlo para otra persona, ya que otra persona debe tener su preferencia diferente y no por eso la hece mejor ni peor simplemente son distintas, lo mejor que uno puede hacer al llegar a otro pais, a otro estado es apreciar la cultura y aprenderla y respetarla como a nosotros nos gustaria que respetaran la nuestra.

jesus subias dijo...

bueno ami punto de vista todo esto se deriba de la educacion que te hayan dado y alo mejor ese es el problema pues si te educaron con la firme rigidez que tu cultura o tus raices son las mejores creo que nunca vas a cambiar de pareser aun que se supone que uno como ser humano al paso del tiempo forma su propis decision aveces esto es muy complicado pues no te abres a conocer otras culturas y es ahi donde esta el problema y otro de los casos que alo mejor puede llegar a pasar es que sientes en parte descriminacion hacia ti mismo por ejemplo de mexico a estados unidos su cultura ya se ha hecho completamente generalizada de que es mejor la de estados unidos y por eso hay tanta gente que teniendo raices mexicanas adoptan o se sienten completamente gringos lo ideal seria de que te abrieras al mundo y ala perpectiva de que cada cultura no es mejor ni peror simplemente se trata de respetar y pensar que esa es su cultura y cmo todo caballero jajaja tienes que respetarla y en dado caso aprender de ella lo que te sieva sin jusgarla .

sandra lavalle 1°a dijo...

creo que es algo muy comun que las personas tengan etnocentrismo cultural, sin embargo es util entender que no existen realmente esferas culturales y que no debemos de hablar de conflictos o integracion de culturas sino de elementos culturales, ya que asi sera mas sencillo evitar la discriminacion cultural. Es normal el choque cultural mas no que toda la vida vivas con la idea de que "tu cultura" es superior.

Judith Stefany Romero dijo...

A mi punto de vista, el ser etnocentrista, es algo que va a impedir el desarrollo de la persona asi como de las sociedades etnocentristas.
Lo ideal seria tener una mentalidad abierta a las diferencias culturales y adoptar lo mejor de éstas, aquellos elementos que nos ayuden a crecer como personas asi como a crecer como país. Mas sin embargo tomando en cuenta el no caer en el "malinchismo", rechazando a la cultura propia y creyendo que las culturas extranjeras van a ser mejores; sino siempre estando conciente que todas las culturas van a tener elementos positivos y negativos, por lo tanto no hay mejor ni peor.

Karen F L dijo...

Conforme a mi punto de vista etnocentrismo tiene un relacion junto con los medios de comunicacion ya que tambien dentro de cada uno de ellos se encuentra lo social y la comunicativa.

En cuanto a que la cultura se muestra como un "pósito" no sabria expresar eso pero aqui dice que suelen ser datos sociales organizados tipologicamente y que su comflicto surge cuando se atisba o de hecho se establece el contacto con otro sistemas cultural, le encuentro sentido a qur necesitamos de un sistema culrutal para formar el dicho "pósito"

uno de los puntos que mas me gusto fue el de que el tipo de adaptacion se requiere por parte de quien debe adaptarse a las distintas culturas de diferentes paises para poder indentificarse con la suya.

Cris Camargo 1°A Psicologia dijo...

El etnocentrismo principalmente esta basado en una superioridad hacia otras culturas, con lo cual no estoy de acuerdo. No creo que existan culturas mejores que otras, simplemente unas pueden tener cualidades que la otra cultura no tiene, y viceversa.
Este se forma a partir de la distinción de razas y por ende, del racismo. Estoy de acuerdo con el concepto de Franz Boas y Malinowsky “Todas las ciencias deben trascender el etnocentrismo propio del científico como individuo”. Ya que al ir trascendiendo fuera de las creencias que tenemos acerca de las diferentes culturas, podemos ir creciendo y conociendo cosas realmente interesantes y así podernos dar cuenta que no hay ningún problema en tratar o aceptar a la otra cultura, y por lo tanto convivir y posiblemente irla adoptando también como una forma de vida nuestra.
Talvez el etnocentrismo es una forma de amar y aceptar la nación, sociedad, etc., en la que estoy, pero no por eso voy a caer en la situación de subestimar y poner debajo de la mía a otras culturas. Talvez la comparación siempre va a estar cuando se va a otros lugares distintos y se conocen cosas nuevas, pero ahí esta la respuesta. El darse cuanta de que existen otras cosas que ni son ni muy diferentes a como creía, me hace ver las cosas de otra forma y aceptar a las otras culturas. El show cultural creo que siempre se va a dar en estas situaciones y mas si se tiene el miedo, o no miedo pero la no aceptación a cosas nuevas.
Viendo al trilema cultural, se puede hacer una pequeña comparación o una similitud. El monismo cultural, tomado de la mano con la dependencia, (donde yo dependo de ti); el relativismo cultural con la independencia (donde yo dependo de mi mismo y me doy a conocer hacia los demás); y el pluralismo cultural con la interdependencia (donde yo soy capaz de valerme por mi mismo y puedo y soy capaz de relacionarme con los demás y convivir libremente con ellos). Al unirse estos tres aspectos dan como resultado el integracionismo cultural- transpersonal, (donde se esta bien con uno mismo y se encuentra lo bello de todo), pero es muy difícil llegar a este punto, por el conflicto que hay de traspasar las fronteras de los tres anteriores.

diana jilote fiscal dijo...

Yo pienso que a lo mejor es común que haya etnocentrismo en las culturas ya que cada una tiene una idea diferente, pero es bueno conocer de más culturas sin llegar al punto de decir que la mia es mejor, y de empezar a discriminar, considero que cada cultura tiene algo bueno, algo que hace que se diferencie de las demás.

A lo mejor el etnocentrismo es una forma de decir que quieres a tu cultura y si esta bien que la defiendas pero no hay que llegar al punto de decir que las demás no son buenas, hay que conocer primero y despues hablar.

Anónimo dijo...

bueno yo opino que es bueno conocer otras culturas y que no hay que cerrarnos solo en la nuestra pues hay muchas cosas que conocer de otras culturas y aunque no vamos a cambiar la de nosotros solo hay que conocer para abrir mas nuestro panorama, aunque en nuestro pais sea muy dificil por algo se empieza.
pues cuando salgamos a otro lugar si no nos abrimos sera dificil la adaptacion.

MARIA TERESA ESTRADA 1A

José Luis Centeno Malagón 1°A dijo...

La migración es sin duda uno de los fenómenos sociales más característicos del siglo pasado y del que estamos viviendo. En México, pareciera que se ha convertido en una actitud cultural, si tengo problemas económicos la mejor forma de resolverlos es trasladándome a los Estados Unidos, incluso una importante fuente de ingresos para nuestra nación son las remesas de los mexicanos radicados en suelo estadounidense. A pesar de que la actual crisis del vecino país del norte plantea una situación que podría cambiar las cosas, la idea del sueño americano es casi una constante en el pensamiento del mexicano de clase baja y media baja.
A simple vista, este fenómeno parece no tener mayores consecuencias y repercusiones que las del ámbito económico, sin embargo, si se analiza un poco más, podremos ver que las implicaciones sociales y culturales de la migración son muy fuertes.
Si analizamos la situación en Estados Unidos, lugar al que emigran la gran mayoría de los mexicanos, nos daremos cuenta que es una nación formada en buena medida, sino es que en su totalidad, por inmigrantes. Los nativos americanos son ya muy pocos y viven apartados en reservaciones. La población de las primitivas colonias norteamericanas era proveniente de Europa y tenían una cultura similar, pero en la actualidad, esos individuos considerados los primeros habitantes de esa nación conviven con gente de todo el mundo. Encontramos pues que las culturas de todo el orbe conviven en el suelo de la ya muy debilitada potencia mundial. Esta convivencia nos puede servir para ejemplificar tres actitudes que se pueden tomar con respecto a las culturas, el etnocentrismo, el relativismo y el pluralismo.
El etnocentrismo consiste en la consideración de que si bien existen muchas culturas, una es mejor que las otras. El relativismo por su parte admite la validez de todas las culturas, pero asume la supremacía técnica o científica de unas sobre otras. El pluralismo a su vez aboga por la posibilidad de una convivencia entre las distintas culturas, sin establecer ningún tipo de separación entre ellas.
Podríamos decir que el pluralismo es la mejor opción, no obstante, en la práctica una convivencia intercultural no es tan sencilla como parece, al contrario, es más bien difícil, y en la historia vemos podemos ver casos que lo demuestran, como la separación de los judíos en ghettos o de los nativos americanos en reservaciones. El pluralismo es una falsa convivencia, sólo posible mediante la separación de los grupos culturales. Las opciones que pienso son más recurrentes al momento en que dos culturas viven juntas son la del etnocentrismo y el relativismo.
Con respecto al etnocentrismo, creo que se puede ejemplificar con el caso de los Estados Unidos, donde los inmigrantes blancos llegados en el siglo XVI, tienen la creencia de que su cultura es la mejor del mundo, la única capaz de solucionar todos los problemas. Este etnocentrismo lo podemos observar en la cinematografía estadounidense, que constantemente nos vende la imagen de una sociedad perfectamente funcional, con el común de la gente ajustada a los parámetros de belleza, con un gran poderío económico y con la capacidad de salvar al mundo de todos los peligros que lo acechan.
Otro tipo de etnocentrismo, quizás más negativo que el anterior es por ejemplo, lo que llamamos “malinchismo”, donde desdeñamos nuestra cultura e identificamos a otras como las mejores.
Sea fruto de un nacionalismo llevado al extremo o de un proceso histórico de dominación, como en los casos anteriores, creo que el etnocentrismo es totalmente reproblable en cualquiera de sus dos variantes porque ninguna cultura es por sí misma, mejor o peor que otra, todas son iguales en la medida en que dan solución a los problemas humanos.
Resta entonces el relativismo cultural que considero es una buena forma de combatir al etnocentrismo, pues se considera que no hay culturas superiores o inferiores, sólo hay culturas distintas. Si bien el relativismo termina con la jerarquización de las culturas, creo que el hecho de establecer diferencias puede provocar que se visualicen esas diferencias como factores de superioridad.
Finalmente, creo que el relativismo es la postura más sana, pero pienso que para que podamos aplicarlo correctamente debemos conocer primero nuestra cultura y el medio en el que se desarrolla para entender sus posibilidades y limitaciones, para posteriormente hacer lo mismo con las otras culturas y reconocer que las diferencias son producto no de un desarrollo superior, sino de necesidades que cada sociedad tiene, y que no son las mismas para todas las sociedades.

Anónimo dijo...

Etnocentrimo cultural es decir que tu cultura es mejor que todas las demas, y pues con esta definicion no es como para que yo este de acuerdo ya que para mi no hay cultura superior a otra sino mas bien que las diversas culturas que existen tienen sus creencias, sus formas o cosas diferentes a los demas y no por eso se tienen que discriminar sino mas bien tener una mente abierta para ir viendo lo que alrededor existe sin ser de mente cerrada ya que se puede dar el caso de haya cosas interesante de otra cultura que puedan servir y aprender de ellas, el ser "fiel" o apreciar tu cultura no quiere decir que hay que llegar a discrimanr a las demas sino mas bien respetar y si quieres ser respetado por lo demas.

El trilema del etnocentrismo: monismo es mas que nada el etnocentrismo, el relativismo es ver varias culturas y que sean respetadas y el pluralismo es la convivencia de las culturas. Creo que si llegaramos al pluralismo todo seria mejor para asi un mayor respeto entre todos.

Hay que ver las demas culturas como culturas diferentes y conocerlas no solamente juzgar sin saber, y abrirse para tener conocimientos nuevos

victoria margarita alejo gonzalez dijo...

Salvaje es quien llama al otro salvaje, de este modo el relativismo cultural comenzará a asociarse a un espiritu moderno, el espiritú de la comprensión, de la tolerancia, del respeto por l otro y por su sensibilidad, que se cntrapone al sprit geométrique, rígid, intolerante, imperialista, ciego para todo aquello que presupone una evidencia universal, por encima de cualquier sensibilidad individual o de grupo, esta frase dicha por Levi-Strauss denota algo casi imoposible de que ocurra, un completo respeto cultural y una aceptación homogenea casi inútil, pues apesar de los tiemps en que vivios y el tiemp trancurrido de la historia parece que el ser humano no a aprendido ni un poquit a humanizarse, ni o hará...
el artículo nos da una seria demarcación respecto a tres conceptos de suma importancia para comprender a lo que me estoy refiriendo, estos términs son, el Etnocentrismo (o monismo cultural), el pluralimo cultural o multiculturalismo y finalmente el rewlativismo cultural, cada uno pretendiendo cosas distintas y que a su vez se les reconoscan cosas distintas, uno buscando ser a mejor cultura y sintiendolo, no pensando, sino dandolo a conocer, por otra parte el pluraismo busca una falsa homogeneidad de dificil aceptación, donde nadie es superior a nadie, lo iero es que a pesar que se diga lo contrario, y por más objtivos que queramos parecer, nunca seremos todos iguales y etoy segura de que se eso ocurriera seria un total caos, a esto le sigue un relativismo cultural que acepta otras culturas resaltando sus potencialidades, pero que a su vez maca su superioridad respecto a las otras.
Es triste que aún el hombre no aprenda a vivir y se conflictúe en estos temas que no son más que el restultado de su mala manera de manejar los diversos factores que los rigen, que poseen y que pueden ir descubriendo.
El mundo esta hecho de diversidad y eso es lo que lo caraceriza no podemos hablar de un pluralismo por que simpemente no se puede, peo, ampco se puede presumir de una vana y vólatil superioridad, debemos aceptar lo que poseemos, generar frutosy exprimir lo que nos tocó al máximo, siempre manteniendonos al margen y sabiendo que no somos los unicos pobladores de este mundo, pue todos necesitamos de todos..., .

Anónimo dijo...

Etnocentrimo cultural es decir que tu cultura es mejor que todas las demas, y pues con esta definicion no es como para que yo este de acuerdo ya que para mi no hay cultura superior a otra sino mas bien que las diversas culturas que existen tienen sus creencias, sus formas o cosas diferentes a los demas y no por eso se tienen que discriminar sino mas bien tener una mente abierta para ir viendo lo que alrededor existe sin ser de mente cerrada ya que se puede dar el caso de haya cosas interesante de otra cultura que puedan servir y aprender de ellas, el ser "fiel" o apreciar tu cultura no quiere decir que hay que llegar a discrimanr a las demas sino mas bien respetar y si quieres ser respetado por lo demas.

El trilema del etnocentrismo: monismo es mas que nada el etnocentrismo, el relativismo es ver varias culturas y que sean respetadas y el pluralismo es la convivencia de las culturas. Creo que si llegaramos al pluralismo todo seria mejor para asi un mayor respeto entre todos.

Hay que ver las demas culturas como culturas diferentes y conocerlas no solamente juzgar sin saber, y abrirse para tener conocimientos nuevos.

Karla Susana Martinez Mancera 1° A

Anónimo dijo...

el etnocentrismo cultura es uno de los temas que mas me han llamdo la atencion por que es interesante el pensamiento de que una cultura es mejor que otra, mi punto de vista podria ser que puede que estes orgulloso de tu cultura pero ninguna cultura es mejor que otra por que no son iguales cada una tiene sus diferencias y eso es lo que nos distigue como seres humanos.
gaby MTZ C.

Ana Cecilia Aguilera Alvarez dijo...

El etnocentrismo cultural consiste en considerar a nuestra cultura como la mejor y la más conveniente. Tambien existe el etnocentrismo invertido que consiste en considerar a otra cultura como lo maximo, lo que podria verse en la excesiva migración por parte de los latinos hacia tierra estadounidense.
El etnocentrismo puede verse reflejado en algunas expresiones como por ejemplo: "La comida mexicana es mejor que cualquier otra", "El equipo mexicano es el mejor del mundo" (aja), etc.
Los medios de comunicación son en gran medida, difusores de cultura que se vive en el país. México tiene un grave problema con los medios de comunicación ya que en el campo de televisoras (El medio de comunicación más visto) solo cuenta con 2 de ellas y estas dos estan sumamente controladas por el gobierno y los altos capitalimos, por lo cual, mucha de la información que se da esta filtrada o incompleta.
Los medios de comunicación promueven muchas veces un etnocentrismo y otras veces un etnocentrismo invertido. El primero se da cuando las cadenas televisivas, la radio y otros medios promueven la identidad méxicana y el culto a las tradiciones. La segunda se da principalmente cuando se enaltece a otros países a travez de anuncios o de las noticias.
De esta manera, el etnocentrismo se juega una manera dicreta pero vital en la forma de percepción del mundo y en la forma de vivir.

aLe G. 1ª dijo...

el etnocentrizmo no es ma que un sentimiento equivoco con respecto a otras culturas, este se le puede atribuir a la falta de conocimiento de otras o a la educacion impartida en dicha cultura, por ejemplo la cultura arabe cree que es la correcta pues no se les imparte educacio0n en donde se abran a otras culturas, es mas se les reprocha y castiga si se quiere saber o cono0cer mas de alguna o0tra cultura diferente a la suya, es un sentido de pertenencia y de fanatismo que excede lo0s limites en cunato a como apreciar la cultura propia y saber reconocer la de lo0s demas.

anna karen dijo...

creo que la base para que la sociedad funcione bien es el RESPETO, debemos aprender a convivir respetando nuestras diferencias, pues es una forma de evitar problemas.
debemos mas bien fijarnos en nuestros propios defectos en lugar de critar a las demas culturas, pues todas son diferentes y ninguna es mejor o peor que otras, si cada quien se centra en lo suyo no va a haber necesidad de criticar a los demas

gaby dijo...

como sabemos el etnocentrismo es analizar al mundo de acuerdo a los parametros de nuestra propia cultura , aunke tambien es un signo de discriminacion ya que creen que la propia cultura es superior a los demas.
el respeto es la base de todo lo que hacemos , lo que pensamos , para poder convivir y aceptar a las demas culturas.

gaby dijo...

gaby 1B

Ibeth Villegas dijo...

Es bueno el conocer nuestra cultura y defenderla ya que es como estar orgullosos de ella, tambien esbueno conocer mas culturas que nos ayuden a aprender cosas diferentes, para poder "criticar" a las demas culturas primero debemos conocerlas.
Aunque yo pienso que no hay escusa para burlarse de las demas culturas y decir "hay que tontos todavia hacen eso" o cosas por el estilo, debemos primero conocer y respetar esas culturas.

sussie dijo...

creo que el etnocentrismo se da mas de pais a pais que entre los estados, ciudades o personas, creo que es bueno tener un poco de esto ya que muchas personas no se interesan por su cultura y la verdad nosotros como mexicanos tenemos una muy grande cultura, en cambio otros paises ni siquiera tienen una, hay que aprovecharla y disfrutarla, y sobre todo tener tolerancia con otras y aprender de ellas, pero nunca decir que es mejor o peor una u otra sino que son muy diferentes y no hay que compararlas sino conocerlas

Diana dijo...

El etnocentrismo es cuando analizamos al mundo de acuerdo con los parámetros de la cultura propia; y eso puede implicar que creamos que algunos aspectos de nuestra cultura son superiores a los de otras culturas.

Se basa en juzgar, ya sea el lenguaje, las costumbres, la religión, etc.

Un etnocentrista es etiquetado como intolerante, racista, etc.

A mi punto de vista el etnocentrista es una persona cerrada, pues no está abierta a distintos puntos de vista y esto está mal, ya que de todo se aprende y debemos de darnos la oportunidad de conocer cosas nuevas, interesarnos y conocerlas bien, para despues "criticarlas" porque todo pasa, ni se conocen y sólo se critica y eso es lo peor que s epuede hacer, pues como vas a criticar sin conocer y tener fundamentos.

diana susana ramírez patiño
1° "B"

lizeth rg 1°b psicologia dijo...

cada persona es libre de tomar las desciciones que quiere,ya sea en el ambito de creencias, etc. es bueno que la gente este a favor de su cultura y la "proteja" pero lo que no me agradas esque alla diferncias entre esatas que es lo que significa el etnocentrismo.

Anónimo dijo...

la etnologia gracias a este articulo yo lo comprendo como el amor a tu propia cultura y el no aceptar las demas culturas ov erlas ocmo por debajo de la tuya la variacion de culturas y la diferencia entre paises primermundistas o tercermundistas con diferentes culturas

claudia monica del hoyo aguirre
1a

Anónimo dijo...

El etnocentrismo consiste en la consideración de que si bien existen muchas culturas, una es mejor que las otras. El relativismo por su parte admite la validez de todas las culturas, pero asume la supremacía técnica o científica de unas sobre otras. El pluralismo a su vez aboga por la posibilidad de una convivencia entre las distintas culturas, sin establecer ningún tipo de separación entre ellas.

lupita campos
1° "A" psicologia

Anónimo dijo...

Pues antes que nada me llamo primero la atención que en la sociedad existen algunos «intolerantes» (como se dice en el artículo) que exigen la adaptación del inmigrante a la cultura propia del país, yo creo que esto es importante porque lo más correcto sería que las personas se sintieran cómodas y orgullosas de sus raíces y lugar de orígen.
El problema se que plantea aquí es la existencia de un "trilema", que no son mas que disyuntivas entre las cuales obviamente hay que elegir, esta elección debe basarse en el sentimiento de identidad que haga que una persona tenga motivaciones y aportaciones al lugar de donde pertenece (y si es así: que pertenece a un lugar, con mayor razón por este simple hecho debe sentirse parte de la atmósfera social de dicho lugar).

KARINA HUERTA ORTÍZ
1ro "A" PSICOLOGÍA

Anónimo dijo...

este articulo habla del etnocentrismo, el relativismo y pluralismo. la migracion es un problema social que afecta tanto al migrante, a su familia y su entorno. es importante que el migrante se adapte a su nueva cultura para que se sienta mas identificado.
lo que entendi por etnocentrismo es que ves a las otras culturas de acuerdo con los paratros de la suya, el relativismo admite todas las culturas pero pone una mas importancia en unas que en otras y el pruralismo es como tener una convivencia entre las diferentes culturas.
andrea ortega garza
1°b psicologia

Anónimo dijo...

EN ESTE ARTICULO HABAL SOBRE EL ICREMENTO DE LA INMIGRACION EL CUAL RESCUITA EL DEBATE ENTRE EL RELATIVISMO Y EL ENTNOCENTRISMO, DICE SER ACUSADO POR ETNOCETRISTA ES SER ACUSADO COMO INTOLERANTE, RACISTA. LOS RASGOS CULTURALES SON FIGURAS QUE SE CONFORMAN APARTIR DE LAS PROPIAS TOTALIDADES FENOMÉNICAS Y CUANDO SE DESPIEZAN EN PARTES FORMALES EN EL MISMO PROCESO DEL CHOQUE CULTURAL

ESTOY DEACUERDO QUE LA INMIGRACION ORIGINO EL ETNOCENTRISMO, PERO CONSIDERO QUE SE DEBE DE ERRADICAR.

JIMENA LOZANO DÍAZ 1B

Anónimo dijo...

Bueno para empezar todo este tema se desprende del incremento de la imigracion y de sale lo que llamamos etnocentrismo que es cuando deacuerdo a nuestras costumbres, pensamos que todas las culturas y a los lugares que lleguemos deben de ser igual a la cultura que traemos y eso puede implicar que creamos que algunos aspectos de nuestra cultura son superiores a los de otras culturas.
Ahora bien el relativismo admite todas las culturas, pero siempre le pone mas importancia a unas que a otras y en el pruralismo es como la union entre todas las culturas, es decir, tener una convivencia entre las diferentes culturas. pero el Relativismo y el pluralismo cultural, no se presentan como meras alternativas, sino como disyuntivas entre las cuales hay que elegir.

eugenia macias novoa
1°b psicologia

Alejandra Mancera Pérez 1° "B" dijo...

El etnocentrismo como se menciona es considerado igual que el racismo y la discriminanción. El etonocentrismo llega a considerar a la cultura propia como superior y por consecuencia en ocaciones discrimina a las demás culturas, por esa razón creo que también deberiammos en lugar de este considerar la diversidad cultural y aprender a convivir con esas diferencias.

Anónimo dijo...

Aqui se presanta un trilema entre etnocentrsimo, relativismo y monismo en cuanto a como se debe considerar la cultura.
El etnocentrismo es cuando un persona cree que su cultura es mejor que otra.
en el realtivismo se consideran toda las culturas iguales sin embargo a algunas les da mayor importancia, y desde un punto de vista pluralista se considera que todas la culturas son iguales y que no hay mejores ni peores, si no que debe existir una unidad entre ellas.

Bianca Karen Rivera Tirado 1"B"

Anónimo dijo...

Aqui se presanta un trilema entre etnocentrsimo, relativismo y monismo en cuanto a como se debe considerar la cultura.
El etnocentrismo es cuando un persona cree que su cultura es mejor que otra.
en el realtivismo se consideran toda las culturas iguales sin embargo a algunas les da mayor importancia, y desde un punto de vista pluralista se considera que todas la culturas son iguales y que no hay mejores ni peores, si no que debe existir una unidad entre ellas.

Bianca Karen Rivera Tirado 1"B"

Anónimo dijo...

Nosotros formamos parte de una sociedad y tenemos una cultura propia que en muchas de las ocaciones llegamos a pensar que no hay otra mejor que la nuestra y que las demás tienden a ser unicamente imitaciones. Pero debemos darnos cuenta que todas las sociedades son diferentes y que aunque todas esten conformadas por la misma estructura poseen caracterísitcas diferentes. Debemos ser más tolerantes y empezar a tomar a otras culturas como fuente de aprendizaje y no comparar a las demás con la nuestra, puesto que no hay ninguna que sea mejor o peor, sino que unicamente poseen caracterísiticas diferentes.

GLORIA KARINA RICO ORTEGA 1°B

Anónimo dijo...

podemos darnos cuenta, al igual que en textos anteriores, y cabe mencionar que es un aspecto agradable de leer estos artículos, que se habla acerca de un tema que incluso podemos estar viviendo, y no es necesario que provengamos de otro país, basta con observar y tratar de empatizar un poco con las personas que, despues de vivir un largo periodo de sus vidas en una ciudad, se mudan a otra que no es quizá, ni tan lejana, ni tan ajena a ellos, sin embargo, se subre un sentimiento de ansiedas por falta de adaptación y conocimiento, y si, es verdad que el individuo que lo sufre debe poner de su parte y dejar su etnocentrimos un poco de lado con el fin de lograr una adaptación para llegar, quizá, hasta a un disfrute del lugar nuevo, sin embargo existe la otra parte del etnocentrismo, no ya el que profesa el individuo que se ve como nuevo en un lugar, si no los lugareños de la zona, pues es claro que existen ocaciones en las que, su etnocentrismo les orilla a ver al nuevo integrante quizá como un intruso, imposibilitandole a este, o mejor dicho, dificultandole aún más, su acoplamiento al nuevo lugar´.

Daniela Serrano Vera
1°B

Anónimo dijo...

Michelle Niño
1 A

El echo de que alguna gente de otros paises se cambie al suyo como que no les agrada y yo creo que la gente se cambia porque como que quieres algo mejor y piensa que es igual que en su pais pero son diferentes culturas y costumbres y eso es lo que se hay que entender
Y aparte ahorita ya es como una mezcla de tantas razas....

Anónimo dijo...

es muy interesante ntender q existen diferentes culturas, y q tnemos la capacidad de adaptarnos a ellas aunque no sena las q tenemos como costumbre, Y seria divertido tambien compartir tus costumbres

Anónimo dijo...

Bueno por lo entendido de dicho articulo, es que el etnocentrizmo no es ma que un sentimiento equivocado con respecto a otras culturas, este se le puede atribuir a la falta de conocimiento de costumbres o ambitos de culturas distintas de la nuestra. Demostramos que el etnocentrismo cultural es decir que tu cultura es mejor que todas las demas, y pues con esta definicion. ya que diversas culturas que existen tienen sus creencias, sus formas o cosas diferentes a los demas y no por eso se tienen que discriminar sino mas bien tener una mente abierta para ir viendo lo que alrededor existe. El ser apreciar tu cultura no quiere decir que hay que llegar a discrimanr a las demas sino mas bien respetar. ya que a cada pensamiento, tradicion o cultara debe ser respetada pork es problemade cada quien.

aTTe: Armando Moreno Gasca 1°B

Anónimo dijo...

es muy interesante ntender q existen diferentes culturas, y q tnemos la capacidad de adaptarnos a ellas aunque no sena las q tenemos como costumbre, Y seria divertido tambien compartir tus costumbres.

Silvia Pulido 1°b

Anónimo dijo...

MARIA JOSE LOPEZ RUIZ 1 A
SObre este tema creo q la sociedad existen algunos intransigentes, que exigen la ajuste del llegado a la cultura propia del país, yo creo que esto es importante

Anónimo dijo...

El relativismo cultural al igual que el funcionalismo, creo yo que son buenas hasta el punto en que defienden la idea de diversidad cultural y que por lo mismo no hay una mejor que otra en absoluto, sin embargo tambien recaen en el sentido de las diferencias culturales no es convincente porque implica cierta contradicción entre la premisa y la conclusión, o sea, entre lo que se cree y lo que realmente es, por ejemplo que hay reglas morales universales que todos debemos de tener presentes sea cual sea tu cultura ya que todos sabemos que matar es malo, etc.,al estar el relativsmo en favor a que ninguna persona abandone su identidad cultural por que se lo exigen, impide tambien que puedan aceptar leyes universales para el mejoramiento de la moral humana, ya que esto puede impedir el seguimiento de sus creencias culturales.


::Denisse Bernal Landin::

Néstor Hugo Gómez Solórzano 1° A dijo...

Vaya pues interesante el articulo, la cuestion ultraderechista del etnocentrismo se me hizo interesante y el como los jueces de la sociedad cambian su forma de pensar mas rapido de lo que se cree. Lo que hace 20 años era eticamente correcto es una aberracion arcaica y etnocentrista.
Es parte del constante cambio que vive la sociedad.

Anónimo dijo...

es bueno conocer otras culturas no necesariament se debe adpatar a ellas. es importante que sean resptadas.
jimena gutierrez orta
1º a psicologia

Humberto Aguilar 1A dijo...

Yo creo que no es malo sentirte orgulloso de tu cultura, el problema es creerte superior, en la red social de youtube veo muchos comentarios de mexicanos, expresandose depectivamente de los hondurenos o guatemaltecos y segun ellos como desde un punto de vista nacionalista como diciendo que somos mejores, ami eso me parece ridiculo.

Anónimo dijo...

este tema es interesante pues no hace ver algunas de las posturas de las personas al llegar a una nueva sociedad y de la sociedad al recibir a una persona, creo que el shock cultural es normal y necesario para poder tener una perspectiva difernete de las cosas que estan alrededor, sin este shcok creo k seria muy dificil adpatarnos pues no podriamos darnos cuenta de las nuevas formas o nuevos habitos dentro de una nueva sociedad, el etnocentrismo creo que no es mas que la cerrada mentalidad de las persnas de diferntes sociedades que no se parmiten conocer las diferencias con otra culturas y que por lo tanto expresan un rechazo...

Roberto Rivera Lopez
1°B Psicologia

Anónimo dijo...

El articulo nos habla del etnocentrismo, el cual entendi se basa en la consideración de que si bien existen muchas culturas, una es mejor que las otras. El relativismo el cual admite la validez de todas las culturas, pero asume la supremacía técnica o científica de unas sobre otras. El pluralismo a su vez pide a gritos por la posibilidad de una convivencia entre las distintas culturas, sin establecer ningún tipo de separación entre ellas.
todo esto me hace pensar que el querer respetar y amar a nuestra cultura no es malo, lo malo comienza cuando esto nos lleva a no rrespetar a las demas y creer que son malas o peores que la nuestra en fin criticarlas.

Eugenia Gòmez Pèrez.
1"A"

sara ortega espinoza dijo...

que bueno que hay mas culturas para conocerlas peroo asi como hay mas culturas esta la nuestra y hay que respetarla y cuidarla, y asi cuando vallamos a otra parte y nos encontremos con mas culturas igual hay que respetarlas para cuando vengan a nuestro pais las respeten tambien .

Anónimo dijo...

el trilema del que se habala me parese una perdida de tiempo, los tres son terminos existentes los cuales ninguno erradica ni tiene por que descreditar al otro, y talvez seleccionaremos cual nos parese mejor desde nuestro punto de vista, perspectiva, tabus, prejuicios etc.
creo que es de mas importancia hablar sobre las diversidades de culturas existentes, y entenderlas y simiplemente asimilarlas, la comparacion de una cultura con otra, no es mala sirve para darnos una idea de que tan distintas o no pueden ser, sin embargo la mayoria de las veces esa comparacion va acompañada de prejuicios y criticas las cuales perjudica al estudio objetivo de dichas culturas..

jose trinida yañez 1º B psi

paulina Velazquez Diaz 1º "B" psicología dijo...

aqeui nos vuelve a hablar de los inmigrantes y de la forma en como se estan reunidos en un deterinado lugar por el hehco de que se sienten entendidos poruqe la fianl de cuentas tdas las culturas son iguañles o por lo menso tenems alg o en comun que es lo que nos une

Anónimo dijo...

Lo que entendi es que el etnocentrizmo no es ma que alguna equivocacion entre las diferentes culturas, este se le puede atribuir a la falta de conocimiento de costumbres o ambitos de culturas distintas de la nuestra. Demostramos que el etnocentrismo cultural es decir que tu cultura es mejor que todas las demas, y pues con esta definicion. ya que diversas culturas que existen tienen sus creencias, sus formas o cosas diferentes a los demas y no por eso se tienen que discriminar sino mas bien tener una mente abierta para ir viendo lo que alrededor existe. El ser apreciar tu cultura no quiere decir que hay que llegar a discrimanr a las demas sino mas bien respetar.
MARIA GUADALUPE MANDUJANO LABRA
ULM PSICOLOGIA

Anónimo dijo...

hay que darle importancia a su propia cultura, pero nunca jerarquizar y buscar darle un lugar prioritario a la misma.

Muy buen articulo ferrer

Pablo

Anónimo dijo...

La verdad no entendi mucho los conceptos de pluralismo y relativismo pero lo que entendi es que el etonecntrismo es como un prejuicio que se tiene de lo mio es mejor que lo tuyo tal vez por miedo o inseguridad a conocer otra cosa nueva y que te guste el otro pero que todo es relativo lo que puede ser bueno o beneficioso para una cultura o raza puede ser exactamente lo contrario para otra y que lo que uno necesita es adaptarse y entender al otro.
Margarita del Carmen Jiménez Uribe 1 sem psic

Anónimo dijo...

El etnocentrismo principalmente esta basado en una superioridad hacia otras culturas, con lo cual no estoy de acuerdo. No creo que existan culturas mejores que otras, simplemente unas pueden tener cualidades que la otra cultura no tiene, y viceversa.
Este se forma a partir de la distinción de razas y por ende, del racismo. Estoy de acuerdo con el concepto de Franz Boas y Malinowsky “Todas las ciencias deben trascender el etnocentrismo propio del científico como individuo”. Ya que al ir trascendiendo fuera de las creencias que tenemos acerca de las diferentes culturas, podemos ir creciendo y conociendo cosas realmente interesantes y así podernos dar cuenta que no hay ningún problema en tratar o aceptar a la otra cultura, y por lo tanto convivir y posiblemente irla adoptando también como una forma de vida nuestra.
Talvez el etnocentrismo es una forma de amar y aceptar la nación, sociedad, etc., en la que estoy, pero no por eso voy a caer en la situación de subestimar y poner debajo de la mía a otras culturas. Talvez la comparación siempre va a estar cuando se va a otros lugares distintos y se conocen cosas nuevas, pero ahí esta la respuesta. El darse cuanta de que existen otras cosas que ni son ni muy diferentes a como creía, me hace ver las cosas de otra forma y aceptar a las otras culturas. El show cultural creo que siempre se va a dar en estas situaciones y mas si se tiene el miedo, o no miedo pero la no aceptación a cosas nuevas.
Viendo al trilema cultural, se puede hacer una pequeña comparación o una similitud. El monismo cultural, tomado de la mano con la dependencia, (donde yo dependo de ti); el relativismo cultural con la independencia (donde yo dependo de mi mismo y me doy a conocer hacia los demás); y el pluralismo cultural con la interdependencia (donde yo soy capaz de valerme por mi mismo y puedo y soy capaz de relacionarme con los demás y convivir libremente con ellos). Al unirse estos tres aspectos dan como resultado el integracionismo cultural- transpersonal, (donde se esta bien con uno mismo y se encuentra lo bello de todo), pero es muy difícil llegar a este punto, por el conflicto que hay de traspasar las fronteras de los tres anteriores.

MA. PATRICIA CAMPOS GUERRERO
UNIVERSIDAD LATINA DE MEXICO
FACULTAD DE PSICOLOGIA 1° SEMESTRE

Anónimo dijo...

creo que esta lectura es muy importante ya que el etnocentrismo se da mucho ya que las personas solo se fijan en los errores y lo malo de otras culturas y creen que la suya es la mejor lo cual no es asi si no que cada una es particular y no es mejor ni peor que otra ya que son muy diferentes, creo que algunas personas que cambian de pais o lugar donde viven presentan grandes confusiones ya que no les agrada el lugar pero es porque no estan acostumbrados y creo que la mejor forma es adaptarse y aprender de varias culturas para no quedarse en una sola.

Rocio Villagomez Rocha
1 sem psicologia

Anónimo dijo...

etnocentrismo es cuando yo pertenezco a una cultura y creo que es la mejor que todas las que existen en una sociedad y que a fuerzas en la que yo estoy va a ser siempre la mejor independientemente de la que vea que es mejor pero yo pienso que todas las culturas son semejantes pero con una u otra diferencia.
ARIADNA SANCHEZ GUERRERO. 1 PSICOLOGIA.

Rocio gutiérrez de Velasco dijo...

A simple vista, este fenómeno parece no tener mayores consecuencias y repercusiones que las del ámbito económico, sin embargo, si se analiza un poco más, podremos ver que las implicaciones sociales y culturales de la migración son muy fuertes.
Si analizamos la situación en Estados Unidos, lugar al que emigran la gran mayoría de los mexicanos, nos daremos cuenta que es una nación formada en buena medida, sino es que en su totalidad, por inmigrantes. Los nativos americanos son ya muy pocos y viven apartados en reservaciones. La población de las primitivas colonias norteamericanas era proveniente de Europa y tenían una cultura similar, pero en la actualidad, esos individuos considerados los primeros habitantes de esa nación conviven con gente de todo el mundo. Encontramos pues que las culturas de todo el orbe conviven en el suelo de la ya muy debilitada potencia mundial. Esta convivencia nos puede servir para ejemplificar tres actitudes que se pueden tomar con respecto a las culturas, el etnocentrismo, el relativismo y el pluralismo.
El etnocentrismo consiste en la consideración de que si bien existen muchas culturas, una es mejor que las otras. El relativismo por su parte admite la validez de todas las culturas, pero asume la supremacía técnica o científica de unas sobre otras. El pluralismo a su vez aboga por la posibilidad de una convivencia entre las distintas culturas, sin establecer ningún tipo de separación entre ellas.
Podríamos decir que el pluralismo es la mejor opción, no obstante, en la práctica una convivencia intercultural no es tan sencilla como parece, al contrario, es más bien difícil, y en la historia vemos podemos ver casos que lo demuestran, como la separación de los judíos en ghettos o de los nativos americanos en reservaciones. El pluralismo es una falsa convivencia, sólo posible mediante la separación de los grupos culturales. Las opciones que pienso son más recurrentes al momento en que dos culturas viven juntas son la del etnocentrismo y el relativismo.


1ro. psicologia

Anónimo dijo...

creo que es algo muy comun que las personas tengan etnocentrismo cultural, sin embargo es util entender que no existen realmente esferas culturales y que no debemos de hablar de conflictos o integracion de culturas sino de elementos culturales, ya que asi sera mas sencillo evitar la discriminacion cultural. Es normal el choque cultural mas no que toda la vida vivas con la idea de que "tu cultura" es superior

DANIELA MARTINEZ
1ero psicologia

Anónimo dijo...

Hoy en día, más que necesario, es importante adaptarse a las costumbres de otro país cunando este se visita, incluso, legalmente hablando.
Conocer el “Emic” de las culturas es básico para nosotros como psicólogos ya que nos podemos encontrar con personas de cualquier religión, no sólo católica.

Para ni punto de vista, el ser etnocentrista esta mal ya que todos debemos de respetar el punto de vista de todos partiendo de la idea de que la forma de ver las cosas de un individuo es como la palabra lo dice “individual” y que así es la de todos.

rivera vaca brenda

Deni Ixchel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Deni Ixchel dijo...

Confundimos la ética, con los aspectos antropológicos. Una cosa es el respeto a las diferencias que nos caracterizan entre individuo e individuo